Para el 2022 se vislumbran oportunidades de mezclar voluntariado presencial con acciones de apoyo virtual.

Por Revista Summa

El Consejo Consultivo de Responsabilidad Social (CCNRS) presentó este jueves los resultados del Estudio de Voluntariado Corporativo en Iberoamérica realizado por la consultora OSMIA. Este es un reporte de los resultados de una encuesta realizada entre el 23 de julio y el 30 de setiembre entre empresas y voluntarios, para determinar cómo cambiaron las prácticas de voluntariado con la pandemia en el 2020 y una proyección del cierre de este 2021.

Uno de los principales hallazgos de esta encuesta es la presencia y consolidación del voluntariado virtual en las empresas, según detalló Jaime Ulloa, representante de OSMIA, durante el 2020 un 72% del voluntariado corporativo se realizó de manera virtual, un 35.1% fue presencial y un 3.9% de manera mixta.

Para el 2021 el 76% del voluntariado fue virtual, esto quiere decir, según el experto, que esta modalidad crece, se consolida y sigue vigente. Ulloa destacó que el voluntariado virtual tiene la ventaja de que está basado en habilidades y algo que valoran mucho los voluntarios es la posibilidad de transferir conocimientos, como brindar mentorías, entre otros.

Según el reporte, en empresas más pequeñas hay mayor porcentaje de voluntariado presencial, mientras que las compañías más grandes se inclinaron por el voluntariado virtual en pandemia.

Uno de los principales cambios en voluntariado corporativo es que las compañías han logrado impactar a más y nuevas comunidades al trabajar de manera virtual.  Mientras que una de las desventajas que destacan es que hace falta la interacción entre beneficiarios.

“Es interesante ver los resultados de esta encuesta presentada por OSMIA y es a la vez un reflejo de los que hemos experimentado desde el Consejo, con casos de voluntariado corporativo en nuestro país, las empresas vieron en la virtualidad una oportunidad para extender su impacto positivo y en medio de un proceso tan retador como es la pandemia, las compañías pudieron brindar apoyo y capacitación a muchos sectores en crisis, como comercio, turismo, salud y la población en general que se vio afectada de distintas maneras; el 2022 podremos tener un paulatino regreso a la presencialidad pero sin duda muchos proyectos de voluntariado virtual se mantendrán vigentes”, explicó Laura Arce, Directora Ejecutiva del Consejo Consultivo de Responsabilidad Social.

Durante la presentación del informe del voluntariado se presentaron 3 casos de éxito en Costa Rica, que adaptaron sus estrategias para continuar con sus programas de voluntariado en medio de las restricciones sanitarias.

  • Banco Nacional: Aprovechó la tecnología para llegar a más cantidad de personas, con un mensaje de educación financiera, se dedicaron a enseñar cómo tener una relación sana con el dinero. Fue un proceso en el cual este Conglomerado Financiero se dedicó a capacitar voluntarios en temas de educación financiera y embajadores de capacitación financiera, para ofrecer estos conocimientos a sus clientes a través de diferentes canales virtuales, con lo cual se alcanzó a 303 mil personas.
  • Aliarse: Venía desarrollando un programa denominado “Skills for life” es una iniciativa que parte de una alianza público privada entre el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), El Ministerio de Educación Pública (MEP) y CINDE con el objetivo de apoyar a personas a mejorar sus perfiles ocupacionales, desde 2018 ha capacitado a más de 3000 personas en condición de desempleo, enfocado en  el sector servicios y turismo también resulta beneficiado. Se dedican a capacitar en temas como formación de inglés, habilidades socioemocionales y vinculación laboral.
  • FIFCO:  Sumó más de 920.000 horas acumuladas de trabajo voluntario hasta la fecha, determinaron que iba a atender a aquellos más afectados, en su caso, con la pandemia como fueron sus clientes de bares y restaurantes; además también colaboraron con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para promover medidas de protección, apoyar esfuerzos de vacunación y con voluntariado presencial trabajaron para el cumplimiento de protocolos para impulsar de manera indirecta la reactivación económica; de cara al 2022 la compañía espera retomar iniciativas de marcas con propósito que le ofrecen al consumidor una forma de aportar a los retos sociales.

Pin It on Pinterest

Share This