Los proyectos de TRELEC siempre tratan de mantener un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental. 

Por Alejandra Soto

El confinamiento y las medidas adoptadas por la pandemia del COVID-19 no han impedido que el servicio de energía eléctrica llegue a los principales centros de distribución en Guatemala. Juan Carlos Echeverri, gerente general de la Transportista Eléctrica Centroamericana, S.A. (TRELEC), empresa filial del Grupo EPM, comparte las medidas que ha implementado la compañía y el equipo de colaboradores para asegurar el transporte seguro y constante de energía desde las generadoras hasta las distribuidoras.

¿Qué tipo de medidas han tomado en TRELEC para garantizar la continuidad del servicio de energía durante la contingencia?

Desde el inicio nos enfocamos en activar un plan de contingencia que tiene como prioridades garantizar la salud de nuestros trabajadores y la continuidad del servicio. Para asegurar el suministro eléctrico implementamos un estado de prevención, que consiste en un conjunto de medidas especiales enfocadas principalmente en las actividades de operación y mantenimiento. Nuestros equipos, cumpliendo todas las medidas necesarias, han logrado garantizar un servicio de energía confiable y de calidad. Realmente, fue un esfuerzo muy destacado.

¿Qué acciones ha tomado la empresa para resguardar a sus colaboradores, cumplir con las medidas de confinamiento y distanciamiento social y, al mismo tiempo, garantizar la continuidad operativa de la empresa?

Desde el inicio de esta pandemia activamos en un 80%, aproximadamente, la modalidad del trabajo en casa para todo el personal administrativo. Dejamos en campo solamente a los equipos de operación y mantenimiento, quienes estaban enfocados en garantizar la continuidad del servicio. Los hemos denominado nuestros héroes de campo porque su labor ha sido sumamente destacada.

Luego, acorde con la evolución de las medidas presidenciales, reactivamos paulatinamente nuestros proyectos y estamos utilizando una modalidad en la que nuestros gestores tienen asignado un vehículo de la empresa para que salgan de su casa al sitio de la obra sin tener que ir a las oficinas, con lo que buscamos minimizar su exposición. De esta forma garantizamos la continuidad del servicio, el avance en los proyectos y las demás actividades propias de nuestro giro de negocio.

¿Cómo han logrado continuar con sus proyectos a pesar de esta contingencia?

Al inicio, tuvimos que suspender la ejecución de nuestros proyectos en un 100%. Después de unas seis semanas, iniciamos una reactivación progresiva, acompañados de todos nuestros contratistas y de la implementación de medidas especiales enfocadas en mejorar su flujo de caja, a través de pagos anticipados para que pudieran cumplir con las obligaciones hacia sus trabajadores. TRELEC tiene entre 700 y 800 trabajadores indirectos, entonces estábamos conscientes que estas medidas eran necesarias para poder darle continuidad a nuestros proyectos.

Nosotros venimos desarrollando dos planes: el Plan de Expansión de Transporte (PET) y el Lote D del Plan de Expansión de Transporte Nacional (PETNAC). El primero se centra en los departamentos de Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez, orientado a aumentar la capacidad del transporte y mejorar la confiabilidad de la red. En los últimos meses, hemos puesto en servicio cuatro proyectos de los que contempla y estamos trabajando en otros seis que estarán disponibles en los próximos meses, lo cual pone de manifiesto que a pesar de las dificultades hemos seguido tratando de que nuestras operaciones y proyectos no se afecten.

En el caso del PETNAC se desarrolla con énfasis en los departamentos de Santa Rosa, Jutiapa, Jalapa, Chiquimula y Zacapa. Ya estamos en los trámites finales para poner en funcionamiento dos proyectos antes de que termine este año: Quetzaltepeque-Esquipulas, en Chiquimula, y La Vega-Barberena en Santa Rosa.

Adicional a esos dos planes, también tenemos en trámite de aprobación con la Comisión Nacional de Energía Eléctrica un nuevo Plan de Expansión que va a complementar el que venimos ejecutando en la zona de Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez, el cual le dará mayor cobertura y confiabilidad al suministro eléctrico.

¿Cómo se han comportado las inversiones de la empresa en este año? ¿Cuál ha sido el impacto económico de la pandemia en el negocio?

Hasta el momento, nuestra tasa de inversión en Guatemala asciende a unos US$45 millones anuales. Es posible que debamos desplazar un pequeño porcentaje de estas inversiones para el 2021 por las seis semanas que estuvieron suspendidos los proyectos entre marzo y abril; no obstante, la cifra que estimamos para al cierre de este año será significativa. En 2019, logramos un crecimiento importante de dos dígitos en nuestros principales indicadores (ingresos, EBITDA y utilidad neta) y en 2020 la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) nos dio la aprobación de ingresos de un conjunto de proyectos que estaban en construcción. Eso nos permitió cerrar el primer semestre con resultados muy positivos, con un crecimiento de dos dígitos, y nos hace prever un cierre de año también positivo, asegurando la sostenibilidad y las expectativas de todos nuestros accionistas a mediano y largo plazo.

¿Qué acciones han implementado para apoyar a las comunidades donde operan en medio de esta crisis sanitaria?

Entendemos lo complejo de la situación que vivimos, por ello estamos ejecutando un programa de ayuda alimentaria en el oriente del país, en apoyo de cerca de 4.500 familias, es decir, unos 22.000 habitantes, ubicados en 26 comunidades de los departamentos de Santa Rosa, Jalapa y Chiquimula. Esto es complementario a todo nuestro patrón de comportamiento en Responsabilidad Social Empresarial y nos sentimos muy satisfechos de hacerlo.

Además, formamos parte de un aporte conjunto del sector eléctrico de Guatemala (generadores, otros transportistas y distribuidores), quienes entregamos al presidente de la República un aporte de poco más de US$1 millón en el mes de abril, para compra de equipo y material médico.

Finalmente, ¿nos puede contar sobre el proyecto que están desarrollando en pro de la educación en Guatemala?

El compromiso con la sostenibilidad de los territorios en donde actuamos es algo que está en el ADN de la empresa, desde el Grupo EPM nuestra casa matriz. Por tal razón, desde antes de la pandemia veníamos estructurando un programa de Responsabilidad Social Empresarial denominado Conectando Sueños, orientado a mejorar las capacidades de lectura y desarrollo del potencial de los niños, sobre todo en el oriente del país, a través la habilitación de espacios en las escuelas que permitan su desarrollo integral.

En nuestros proyectos siempre tratamos de mantener un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental. 


TRELEC ha beneficiado a más de 22 mil personas con ayuda alimentaria, en el oriente de Guatemala.

Pin It on Pinterest

Share This