Enero 2023 llega el Ranking de Empresas con Mejor Servicio al Cliente.

Enero 2023 llega el Ranking de Empresas con Mejor Servicio al Cliente.

Por primera vez en años, Facebook, Instagram y Twitter viven horas bajas y los inversores lo saben: se busca la próxima gran red social

Oct 31, 2022 | Tecnología

Daniel Rosales

Tiempo de lectura: 4 Minutos

Por Business Insider

Tras la turbulenta adquisición de Twitter por parte de Elon Musk, algunos usuarios desencantados ya han comenzado a hablar de una gran migración fuera de la plataforma. Pero, ¿a dónde irían exactamente?

El hashtag #TwitterMigration se convirtió en tendencia el jueves en la red social Mastodon, que recibió a miles de nuevos usuarios en las horas posteriores a que el acuerdo se hiciese efectivo.

Por su parte, Bluesky, un descentralizado grupo de redes sociales respaldado por el antiguo director general de Twitter, Jack Dorsey, recibió a 30.000 nuevos usuarios tan sólo 48 horas.

Pero ahí no acaba todo: puede haber espacio para que surjan más redes sociales. Con el previsible éxodo no sólo de usuarios, sino también de gran parte de la plantilla de Twitter, algunos inversores de capital riesgo ya consideran que es el momento perfecto para respaldar una alternativa a la red ahora a cargo de Musk. 

«Creo que los próximos 6 meses van a ser un buen momento para lanzar la próxima plataforma o plataformas», afirma Anna Barber, socia del fondo de capital riesgo M13, que busca activamente financiar una nueva plataforma social.

Para Barber, la verificación de la identidad y la moderación responsable de los contenidos no son negociables en cualquier nueva plataforma social que se respalde.

«Tenemos la oportunidad de elevar el discurso público y hacer que las personas se sientan más conectadas entre sí, y todo eso, diría, es un bien social, pero también una enorme oportunidad económica», reflexiona. 

Como es evidente, entrar en un sector dominado por gigantes como Facebook, Twitter y TikTok no es fácil. «Es un gran desafío», dice Taryn Ward, consultora de privacidad y fundadora de la aplicación de redes sociales Bright.

Esta última planea utilizar una robusta autenticación de usuarios y un modelo de negocio sin publicidad para construir una comunidad online menos tóxica.

Ward empezó a trabajar en Bright hace 2 años, después de ver a su hija de 12 años sumergirse en una rabbit hole —espiral de contenidos— sobre alimentación desordenada en TikTok. «La vulnerabilidad radicaba en la inseguridad emocional y la mala información», sostiene.

En este camino, Wards consiguió 350.000 libras (más de 400.000 euros) de financiación de amigos y familiares, al tiempo que formó un equipo que incluía un experto en salud pública, un abogado especializado en privacidad de datos, un científico y un oficial de inteligencia militar retirado. 

Desarrollaron una prueba de producto, abrieron una lista de espera y actualmente buscan recaudar 1,5 millones de dólares (1,5 millones de euros) antes de su lanzamiento oficial, previsto para principios de 2023.

A pesar de ser una fundadora primeriza y sin un producto lanzado, Ward mantiene que el interés en su empresa explotó en abril después de que Elon Musk anunciara su ofensiva para comprar Twitter.

«Empezamos a recibir mensajes muy extraños en nuestro sitio web, como de amantes de la tecnología que creo que pensaron que esto es lo que está de moda ahora: comprar una red social», explica.

Ward rechazó una oferta de un business angelque comparó su plataforma con Parler, la aplicación social de derechas que está en proceso de ser adquirida por el rapero Ye, antes conocido como Kanye West. 

«Esto supuso un freno a la conversación», dice Ward, y añade que espera asociarse con un inversor que comparta su visión de una comunidad más positiva e inclusiva.

Por su parte y pesar de los retos, Ann Bordetsky, socia del fondo de riesgo New Enterprise Associates (NEA) y antigua ejecutiva de Twitter, considera que es un momento óptimo para los fundadores que buscan alterar la industria.

«Por primera vez en mucho tiempo, Facebook, Instagram y Twitter son débiles y están perdiendo su ventaja y esa relevancia», dijo, señalando el cambio generacional que ha visto entre la generación Z, cada vez más alejada de las redes sociales existentes.

Bordetsky sostiene haber visto más innovación en las redes sociales en los últimos 6 meses que en los 6 años anteriores. De hecho, NEA ha respaldado a varias empresas en este ámbito, aunque no ha querido identificarlas.

Dado que Musk está considerando realizar despidos masivos en Twitter y que el descenso del precio de las acciones de Meta hace que sus títulos pierdan atractivo, la experta mantiene que es un buen momento para cazar talento. 

«Estas empresas lo están perdiendo», apunta Bordetsky.»Si eres una empresa que está emergiendo ahora mismo, creo que tienes una increíble ventaja: antes habría sido muy difícil arrancar a ese ingeniero de Meta, hoy debería ser mucho más fácil».

Youri Lee, inversor del fondo de riesgo IVP, también confirma «estar a la caza» de la próxima gran red social: «Hay una sensación de declive para algunas de estas grandes plataformas». 

Todavía no ha realizado ninguna inversión, pero sí explica que está en conversaciones con fundadores y señala a Farcaster, una red social basada en blockchain a la que sólo se puede acceder por invitación, como ejemplo de empresa puntera.

«La gente está realmente entusiasmada con la construcción de una nueva plataforma que pueda devolver el sentido de comunidad», reflexiona.

Pero incluso con el creciente interés de los inversores y fundadores, cualquier startup que quiera hacer frente a Meta o Twitter sabe que se enfrenta a una «batalla seria», advirtieron los inversores.

«Debes tener cierto pensamiento casi mágico, una perspectiva poco realista», dice Barber, de M13, ya que en su opinión, desde la irrupción TikTok y Snapchat, en la industria no ha nacido un nuevo competidor importante. 

Pero, recuerda, una virtud del capital riesgo es, precisamente, hacer posible lo imposible.

K

Artículos Relativos