La iniciativa es parte del trabajo conjunto de COOPESANTOS y el INDER, y representa el primer proyecto de este tipo en el país.

Por Revista Summa

Andrea García Picado no ocultó su emoción pues su familia fue una de las usuarias directas que accedieron al servicio de Internet inalámbrico en su casa de habitación, en la comunidad rural de La Uruca de Aserrí.

Como ella, otras 11 300 personas de nueve cantones rurales atendidos por la Cooperativa de Electrificación Rural Los Santos, COOPESANTOS R.L., contarán con una solución de conectividad inalámbrica de alta calidad que traerá desarrollo y oportunidades a los vecinos de región.

Para ello, COOPESANTOS R.L. invertirá ₡683 millones para fortalecer la conexión inalámbrica en las comunidades alejadas de los cantones de Dota, Tarrazú, León Cortés, Cartago Central, El Guarco, Desamparados, Aserrí, Acosta y Mora. A esta inversión se suma el aporte de ₡456 millones proveniente del Instituto de Desarrollo Rural (INDER).

El proyecto consiste en la compra e instalación de equipos especializados con tecnología de punta, en sitios donde, históricamente, se registran problemas de conectividad a internet.

De acuerdo con Mario Patricio Solís Solís, gerente de COOPESANTOS R.L, esta iniciativa cubrirá 1100 kilómetros cuadrados de la zona atendida por la Cooperativa, en donde se dificultaba disponer de infraestructura para obtener el servicio.

“Hemos construido una relación cercana y de apoyo con el INDER que hoy nos permite contar con este aporte tan importante y, a la vez, nos impulsa para cumplir con esta misión de llevar internet a miles de personas en territorio rural de difícil acceso. Para COOPESANTOS esta alianza y el esfuerzo que representa son un gran paso. Desarrollar este proyecto también es una gran satisfacción para la Cooperativa, pues será de beneficio para el estudio, el trabajo y el desarrollo en general de estas comunidades y sus pobladores”, indicó el gerente general de la Cooperativa”.

Este proyecto, liderado por COOPESANTOS y el INDER es único en su tipo en el país, con lo que se marca un hito para apoyar la reducción de la brecha digital en Costa Rica.

“El servicio de internet se ha convertido en una necesidad en nuestros días, tanto para temas de educación, como las clases virtuales que deben recibir nuestros jóvenes, como para el comercio electrónico, las cadenas de valor y comunicación e información en general. Estar conectados con el país y el mundo es fundamental en el desarrollo integral de las poblaciones rurales y por eso iniciamos este proyecto”, apuntó el presidente ejecutivo del INDER, Luis Diego Aguilar Monge.

La iniciativa tiene como fin que, en los próximos meses, sean más las personas con acceso al servicio de modo que puedan utilizarlo para estudiar, emprender un negocio o en su vida cotidiana, para comunicarse con sus familiares y allegados.

“Tenemos un fuerte compromiso de contribuir a que los vecinos de nuestras comunidades más alejadas tengan las mismas oportunidades de acceso a internet, para que puedan utilizarlo de manera segura y confiable. Adicionalmente, nos alegra que mediante este proyecto las familias en condición de vulnerabilidad socioeconómica de estos cantones puedan acceder a los beneficios del programa Hogares Conectados”, concluyó Eduardo Navarro Ceciliano, presidente del Consejo de Administración de COOPESANTOS R.L.

Pin It on Pinterest

Share This