Un Meliponario, un jardín de colibríes y una alianza para la siembra de especies autóctonas del bosque son parte de las acciones con las que contribuye al ambiente.

Por Revista Summa

Preservar la riqueza natural de Costa Rica conformada por gran variedad de flora y de fauna, es una tarea de todos los costarricenses; es por ello, que el Hotel El Silencio Lodge, el cual, al estar ubicado en medio de un bosque tropical nuboso, quiere ser parte importante de esta tarea y contribuir con la preservación y la reproducción de este tipo de bosque y de las especies que viven ahí.

Es por lo anterior, que el hotel ha implementado tres proyectos de interés ambiental que buscan aportar en esta labor; y de esa manera ayudar a evitar la extinción de este tipo de bosque, que en el mundo solo el 2,5% del total existente, es este tipo, y de las especies que éste alberga.

Francisco Hidalgo, Sustainability Manager de El Silencio Lodge, explica que “El Silencio Lodge, es un hotel que se ha caracterizado, desde su fundación, por desarrollar proyectos sostenibles enfocados en el área ambiental. En especial en aquellos que nos permitan reducir nuestra huella y proteger los recursos naturales del bosque nuboso”.

“Es por ello, que durante este año decidimos poner en marcha tres proyectos que contribuyan a proteger este tipo de bosque y su ecosistema y la reproducción de las especies animales y vegetales que cohabitan en este lugar. El primero de ellos es una alianza para la siembra de árboles específicos para este tipo de bosque, el segundo es un Meliponario y un tercero es un jardín de colibrís”, agregó Hidalgo. Proyectos. El primer proyecto, forma parte de una alianza estratégica entre el Hotel y la Liga de Comunidades Unidas en Conservación del Agua (Liga CUENCA).

“Esta alianza consiste en que la Liga CUENCA dotará al Hotel de 200 árboles nativos de bosque tropical nuboso durante un año, los cuales el Hotel sembrará en su reserva para preservar el ecosistema existente en este tipo de bosque y el bosque en si”, mencionó Randall Varela Chávez, coordinar de proyectos de la Liga CUENCA.

“Con la siembra de estos árboles, dependiendo de su especie, se ayudará a mantener el hábitat que conforma un bosque, como por ejemplo los árboles de rápido crecimiento son para la restauración de las áreas de suelos degradados. Otros árboles son para dar alimento a especies de aves o mamíferos que dispensan semilla. Los que tienen flor, éstos ayudan al desarrollo de especies polinizadores como abejas”, comentó Hidalgo.

Además, los árboles de copa frondosa colaboran en minimizar el impacto de la lluvia que baja de manera vertical haciendo que caiga más lento y de esa manera no degrade el suelo.

Asimismo, si es nubosidad lo que se encuentra en el bosque, estos árboles condensan la humedad en los troncos de los árboles, haciendo que ésta baje en forma líquida para alimentar los mantos acuíferos.

También, estos árboles contribuirán con la filtración del agua y desarrollo de la biodiversidad que vive en el suelo como las lombrices o los microorganismos de montaña.

Las especies que el Hotel sembrará a lo largo de un año junto con la participación de los huéspedes serán: ratoncillo, jaúl, dama, distintos tipos de aguacatillo, cacho de venado, burio, roble, cedro, yos, güitite, manzanita, guayabilla, capulín, cuajiniquil, targuá, pizarrá, guacamayo, lloró barcino, pocora, murta, gaulín, huesillo.

El segundo proyecto es un Meliponario, que es un espacio reúne 6 colmenas de abejas, para dos especies diferentes, de abejas sin aguijón. Estas especies son Jicote Barcino de las más grandes de Costa Rica y la otra es de Picusaro; y son endémicas del bosque nuboso.

“El objetivo de contar con este Meliponario es la reproducción de estos dos tipos de abejas, para su conservación, ya que por el cambio climático están siendo amenazadas; y a la vez, ellas contribuyen, por medio de la polinización, a la supervivencia de ecosistemas y a la reproducción de los árboles y plantas del bosque nuboso”, comentó Hidalgo.

El tercer proyecto, es un Jardín de Colibríes, el cual alberga 6 especies de colibríes entre ellos el colibrí Ventrinegro o Black-bellied (Eupherusa nigriventris), el Montañes gorgimorado o Purple throated mountain gem (Lampornis calolaemus), los cuales de forma natural como lo establece los Convenios Internacionales confirmados en la Ley de Conservación de Vida Silvestre, se alimentan de hermosas plantas tropicales como Heliconias, Caña Agria, Platanilla, Rabo de gato, Mañanita, Avecilla, Lantana, Orquídeas entre otras.

“Finalmente, este jardín no solo reune colibris, sino también abejas y mariposas, quienes ayudan con la polizanción y la reproducción de más flora, del bosque nuboso; y es un espacio para que estas especies obtengan una fuente de alimento”, concluyó Hidalgo.

Estas acciones junto con otras acciones que ha desarrollado el Hotel como el galardón en Microcuencas, de Espacio Natural Protegido y Cambio Climático del Programa Bandera Azul son con el fin de ayudar a que el bosque tropical nubuso se preserve, y de esa manera evitar que el mismo se extinga.

El Silencio Lodge & Spa es un resort de lujo ubicado en Bajos del Toro, Sarchí, Alajuela. Este complejo de más de 200 Ha (500 acres) de terreno, de los cuales más de 150 Ha (300 acres) son bosques primarios, y fue votado como el mejor complejo en toda América Central en 2018 por la revista Conde Nast, la revista líder para viajes de turismo de lujo en todo el mundo.

Pin It on Pinterest

Share This