Enel Américas es una de las compañías eléctricas privadas. más grandes de Latinoamérica en términos de activos consolidados e ingresos operacionales, posición que ha alcanzado mediante un crecimiento  estable y equilibrado en sus negocios de generación, transmisión y distribución de energía limpia.

Por Alejandra Soto

Su llegada a la región representó el inicio de una nueva era en la historia de la energía proveniente de fuentes renovables. Hoy, Enel Américas es considerada un referente en la industria por su amplio portafolio de activos y diversidad geográfica. Tiene presencia en las ciudades capitales más relevantes de Latinoamérica, donde ofrece un servicio de suministro eléctrico a más de 25,9 millones de clientes.

Su crecimiento ha estado acompañado en todo momento por la sostenibilidad, el corazón de su estrategia, a través de un modelo de negocio que crea valor a largo plazo para todas las partes interesadas. Un buen reflejo es su contribución al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, en particular a los ODS 7 (Energía asequible y no contaminante), ODS 9 (Agua, industria, innovación e infraestructura), ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles) y ODS 13 (Acción por el clima). Maurizio Bezzeccheri, director de Enel para América Latina, cuyo liderazgo también marca diferencia, puntualiza que, bajo ese principio, en estos complejos meses que se viven por la pandemia la misión está clara: apoyar a la sociedad, en todos los países donde tiene operaciones. Cuidar, proteger y respaldar a colaboradores, proveedores y contratistas han sido prioridad, quienes por su parte han respondido brindado lo mejor de sí para cumplir con la responsabilidad de garantizar el suministro energético sin interrupciones, en todo momento.

Valor agregado

En paralelo, Enel Américas se ha constituido en un vehículo único de inversión en la región, con acceso a los mercados más relevantes, para lo cual ha sido primordial la calidad y distribución de sus activos.

“Esa es otra forma en que la empresa crea valor sostenible. Recordemos que contamos en nuestro portafolio con la distribuidora más grande de Sudamérica, Enel Distribución Sao Paulo (ubicada en Brasil), y una amplia gama de activos en generación, donde el 67% de la capacidad instalada corresponde a energías renovables y limpias, amigables con el medioambiente. Adicionalmente, hoy impulsamos la transición energética a través de la descarbonización, electrificación y digitalización de las redes de distribución”, destaca el ejecutivo.

Principales desafíos

A nivel mundial, la industria eléctrica enfrenta cambios transversales, desde nuevas reformas regulatorias hasta un nuevo posicionamiento del cliente final, con un rol mucho más participativo y exigente con el suministro de energía. Ante ello, la compañía se prepara para atender y afrontar de la mejor manera las tendencias globales y locales.

A nivel regional, observa una aceleración de la transición energética, por lo que trabaja para estar preparada para responder a una mayor demanda sin disminuir los niveles de calidad en el servicio, así como a un proceso donde viene ganando terreno la liberalización de mercado, mientras el regulado pierde preponderancia. Todo se enmarca en un con- texto medioambiental desafiante, con sequías históricas en algunos países (por ejemplo Brasil) y un futuro incierto sobre el suministro de agua y nivel de calentamiento del planeta. Por tal razón, se ha enfocado en poner en marcha planes para construir nuevas plantas con fuentes de energía renovable no convencional y adelantar los proyectos que se encuentran actualmente en ejecución. El pipeline de largo plazo es de 44 GW y 3.1 GW en ejecución, con entrada en operación al 2023.

Pin It on Pinterest

Share This