El estudio fue presentado por la Cámara de Comercio y revela que los comerciantes, la mayoría de microempresas, están preocupados por las pocas ganancias.

Por elsalvador.com

A pocas semanas de que finalice el mes de diciembre, las empresas siguen sufriendo los estragos del cierre económico que impuso el gobierno por la pandemia del COVID-19, ya que la recuperación es lenta.

La Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal) presentó un análisis sobre la afectación que han sufrido las empresas en su mayoría micro, pequeñas y medianas, el que reveló que 8 de 10 de las empresas encuestadas reportan que devengaron ingresos inferiores a los pre pandemia.

“En un sondeo rápido entre empresarios del sector, aseguraron que esperan recuperar en alguna medida niveles de facturación que les permita iniciar el camino a la recuperación. Más de la mitad de las empresas consultadas, de las que el 73% es mipe, espera que sus ventas mejoren en 2021 con respecto a 2020”, explicó el presidente de la Cámara, Horge Hasbún.

También el 40% de las consultadas aseguraron que entre sus planes están realizar inversiones en nuevos y mejores productos que ofrecer a sus clientes en el próximo año, con el afán de ganas más mercado y dinamizar sus ventas.

Entre los sectores productivo, el más golpeado continúa siendo el de servicios, especialmente las enfocadas en el turismo y el ocio, seguido del comercio, según el informe.

“Toda esta situación deriva del confinamiento tanto por el encierro social como por el cierre de empresas cuyos rubros no estuvieron autorizados a funcionar en los meses más duros, el 90% de las empresas encuestadas estaban parcial o totalmente cerradas. A ello se suma que, en mayo, la baja de ingresos por ventas superaba el 50%, con mayor énfasis en las micro y pequeñas empresas. Esto, en comparación a la facturación previa al covid 19” explica Hasbún.

El sonde realizado indica que la baja en ingresos sigue siendo una constante, sin embargo ya algunas empresas están realizando inversiones en la compra de insumos y equipo de prevención y protección (mascarillas, caretas, alcohol gel, entre otros), cuyo monto oscila entre los $1,000 y $5,000.

El titular de la Cámara de Comercio señala que “la reactivación de la economía de El Salvador solo puede ser posible con un plan ordenado y basado en protocolos de bioseguridad y no pueden manejarse con argumentos políticos, sino anteponiendo siempre la vida de los salvadoreños”.

Pin It on Pinterest

Share This