Muéstrese respetuoso y cordial cuando se cite el candidato a entrevista. 

Por Revista Summa

Con el movimiento comercial que ha comenzado a resurgir en esta etapa de la crisis sanitaria, es probable que los negocios pronto requieran incorporar nuevos colaboradores para dicha reactivación. En tiempos de pandemia los reclutamientos, al igual que otras labores administrativas, necesitan ser óptimos ya que se debe velar por el buen aprovechamiento de los recursos.  Amanda Arias, profesora de la Universidad Fidélitas brinda una serie de recomendaciones para llevar a cabo un adecuado y eficiente proceso de reclutamiento y selección:

1.       Revise, defina y actualice el perfil del puesto que busca: formación, experiencia, competencias, requisitos técnicos y otras consideraciones a cumplir. Cuanta más claridad tenga de lo que busca, mayor posibilidad de encontrar al idóneo.

2.       Precise el puesto en la estructura, defina cuál será su salario, quién será su jefatura, sus principales responsabilidades y toda la información interna requerida.

3.       Analice si se le puede dar nuevamente la oportunidad a aquellos que fueron despedidos, por problemas financieros ocasionados por la crisis. Ello representaría un ahorro considerable en varios sentidos y la entidad contaría con el agradecimiento de los recontratados.

4.       Defina quién estará a cargo de filtrar las hojas de vidas y las entrevistas, para que esta persona disponga de todo el perfil completo y no tenga dudas que puedan entorpecer las acciones subsecuentes.

5.       Recuerde que elementos como género, estado civil, cantidad de hijos, religión, orientación sexual, afinidad política y otros, no se consideran criterios válidos ni objetivos de filtro y selección.

6.       Muéstrese respetuoso y cordial cuando se cite el candidato a entrevista.  Explíquele los hechos relevantes del puesto y coordine la fecha de la reunión. Indíquele si la misma será virtual o presencial y las medidas que deberá tomar según la modalidad.

7.       Atienda a la persona de forma puntual, si se va a tener algún atraso infórmeselo a la contraparte.

8.       Evite todo tipo de interrupciones durante la entrevista, el tiempo del oferente es importante y valioso también. En caso de eventos de fuerza mayor, explíquele y ofrézcale disculpas.

9.       Haga preguntas relacionadas únicamente al puesto y sus actividades, no hay lugar para las interrogantes de temas personales, privados o sensibles.

10.   Explíquele los pasos a seguir y la manera en la que se informará si él o ella siguen en el proceso.

11.   Coordine de manera ágil y eficiente las entrevistas con la jefatura del área y/o las pruebas pertinentes. Si se dejan pasar muchos días, los solicitantes pueden perder el interés, aceptar otro empleo o percibir una mala imagen de la compañía.

12.   Verifique la información que el aspirante ha proporcionado: empleos anteriores, duración, motivos de salida, desempeño, etc.

13.   Infórmele oportunamente al postulante seleccionado. Explíquele con calma todos los detalles: horario, salario, lugar físico, jefatura, beneficios, fechas de pago, etc. (no ofrezca condiciones, ni beneficios que no se puedan brindar). Déjelos por escrito en un contrato o al menos en una acción de personal.

14.   Como cierre del proceso y por cortesía, contacte y agradezca su interés y su participación en el proceso a los otros candidatos que no fueron seleccionados.

En ocasiones las organizaciones se dejan llevar por la premura de cubrir la vacante, agregó la experta de recursos humanos de Fidélitas,  sin embargo, con ello es mucho más probable que se obtengan malos resultados e incluso que haya que repetir en poco tiempo el mismo proceso. Hoy, más que nunca, se requiere tomar decisiones certeras para sacar el máximo provecho de los elementos disponibles y para evitar los reprocesos, explicó Arias. La contingencia de experimentar situaciones desfavorables siempre está latente, pero se reduce al máximo cuando se sigue con cuidado y esmero la integralidad del reclutamiento,

Pin It on Pinterest

Share This