Esta nueva ola se desató luego de las vacaciones de Semana Santa, periodo en el que las autoridades no establecieron medidas restrictivas.

Por EFE

Acelerar la vacunación y disminuir la tercera ola de contagios de covid-19 son las necesidades más urgentes que tiene Costa Rica, país que se encuentra al borde del colapso hospitalario, informó a Efe este viernes el Colegio de Médicos y Cirujanos.

El presidente de la institución, el médico Mauricio Guardia, afirmó que Costa Rica actualmente tiene uno de los niveles de contagio más altos, con una tasa de contagio, según últimos datos oficiales, de 1,37.

«Es una barbaridad que en un país con un gran sistema de seguridad social tengamos esta situación tan caótica, porque no ha sido por falta de internamiento o falta de mano de obra médica, ha sido porque liberaron las medidas y la gente se cansó, por eso hay que hacer más programas de concienciación a la población», afirmó Guardia en entrevista con Efe.

Las cifras más actualizadas indican que el país suma 248.382 casos confirmados de covid-19 y 3.217 decesos relacionados con la enfermedad. Además, Costa Rica suma varios días consecutivos de récord de nuevos casos que superan los 2.000 diarios, mientras que la ocupación de camas de cuidados intensivos están a un 90,9 %.

Esta nueva ola se desató luego de las vacaciones de Semana Santa, periodo en el que las autoridades no establecieron medidas restrictivas.

La posición del Colegio de Médicos y Cirujanos es no hacer cierres drásticos, sino hacerlo de forma pausada y paulatina, mientras se aplican de forma estricta las medidas sanitarias de aforos reducidos, distanciamiento, uso de mascarilla, lavado de manos en establecimientos, entre otros.

«No podemos cerrar toda la economía porque sería un efecto catastrófico y que ya arrastramos de antemano, entonces había que dar una apertura para mejorar las condiciones, lo que pasa es que no se tomaron las prevenciones que se tomaron al inicio (…) Hubo más libertinaje, bares llenos, personas en las playas sin mascarillas, sin distanciamiento y esto conlleva a que se iniciara más prematuramente esta ola y de forma tan drástica», dijo Guardia.

El experto indicó que el país demostró que pudo contener la segunda ola de contagios durante el mes de diciembre, aplicando las medidas de higiene y seguridad, por lo tanto, considera que puede bajar la tercera ola cumpliendo las disposiciones de salud.

ACELERACIÓN DE VACUNACIÓN

El Colegio de Médicos y Cirujanos manifestó también que es importante que el Gobierno costarricense abra más centros de vacunación y que aproveche la disponibilidad de hospitales privados para acelerar la aplicación de vacunas en la población.

«Hicimos el ofrecimiento de poner a disposición nuestras sedes regionales para ser centros de vacunación, pero las autoridades han hecho caso omiso, esto se ofrece para agilizar esta vacunación. Es algo básico, tenemos que buscar tener a la mayoría de gente protegida y vacunada para disminuir los riesgos de contagio», dijo Guardia.

Al 26 de abril, Costa Rica, país de 5 millones de habitantes, había aplicado 818.884 dosis de la vacuna a personas mayores de 58 años y personal de primera respuesta, para una tasa de aplicación de 15.86 por cada 100 habitantes.

El Colegio además instó a todos los médicos del país, tanto de hospitales privados como de consultorios propios, para que pongan a disposición sus servicios, conocimientos y experiencia de las autoridades de la estatal Caja Costarricense de Seguro Social para todos juntos «renovar fuerzas» tras más de un año sin descanso.

Pin It on Pinterest

Share This