Volver a los básicos de las finanzas personales puede ser una forma de mantenerse a flote mientras la economía sigue en constante cambio.

Por Revista Summa

La crisis provocada por el coronavirus ha sido, sin duda, una situación que afectó los bolsillos de millones de familias, sin embargo, esta crisis obliga a promover nuestras finanzas personales y con ello crear y fortalecer nuestra salud financiera.

Si bien generar hábitos no es tarea fácil, volver a los básicos de las finanzas personales puede ser una forma de mantenerse a flote mientras la economía sigue en constante cambio. Aprovecha este tiempo para redefinir lo que es lo que es realmente esencial en tu vida y hacer planes para un futuro mejor y más estable financieramente.

Por ello, el equipo de Kambista, casa de cambio digital, te brinda una lista de 7 hábitos financieros que puedes implementar en tu día a día y que te ayudarán a salir adelante en tiempos de crisis.

  1. Haz un presupuesto

Aunque esto suene muy lógico, muchas personas no manejan un presupuesto de sus finanzas para monitorear sus ingresos y gastos mensuales. Para comenzar, puedes apoyarte de herramientas digitales como Excel o investigar sobre las distintas aplicaciones móviles que existen para monitorear tus gastos. Sin importar la opción que elijas, asegúrate que se acomode a tu estilo de vida y que te resulte práctica.

  1. Diversifica tus fuentes de ingresos

Si está dentro de tus posibilidades, crea una fuente de ingresos adicional con el fin de evitar riesgos en tus finanzas. Para ello, no necesitas otro trabajo, más bien, resaltar tus talentos y habilidades que te ayuden a generar ingresos adicionales. Por ejemplo, puedes ofrecer tus servicios como freelancer en el rubro en el que te especialices, dar asesorías en base a tu experiencia y conocimiento en un tema, entre otros. Una vez que lleves estas iniciativas a cabo, te darás cuenta del cambio positivo en tu economía personal.

  1. Elimina los gastos hormiga

Los gastos hormiga son imperceptibles, pero poco a poco impactan negativamente en tu economía. Cuando tomas consciencia sobre esto, puedes decidir evitar comprar ese café, pedir delivery a diario y disminuir todo gastos pequeños que no sean fundamentales. Una manera sencilla de lograrlo es registrar todos tus gastos en una aplicación o donde mejor se te acomode para que puedas visualizar estos gastos y gestionarlos de manera más estratégica.

  1. Paga tus deudas

Comienza haciendo una lista de todas tus deudas (tarjetas de crédito, crédito de auto o de propiedad, créditos educativos, etc.). Incluye el balance actual, el pago mínimo mensual y la tasa de interés. Luego, consulta tu presupuesto para determinar cuánto dinero puedes destinar al pago de tus deudas. Recuerda que cuando estás trabajando en la reducción de una deuda, es importante que tengas un “colchón” para pagar cualquier emergencia que pueda surgir en el camino.

  1. Ahorra

Una vez que hayas cumplido con tus obligaciones y con el pago de tus deudas, destina un porcentaje de tus ingresos al ahorro. Esto es fundamental porque te ayudará a cumplir las metas que te propongas a futuro como comprar una casa, hacer un viaje, estudiar una maestría, entre otros. El ahorro es crucial para mantener saludables nuestras finanzas personales, además, en épocas de incertidumbre como las que aún vivimos, nos sirve de mucho tener un fondo de emergencia para afrontar cualquier tipo de situación inesperada.

  1. Cambia dólares online

Si vas a cambiar dólares a moneda local, hazlo online. No te arriesgues saliendo a la calle cargando efectivo en una época como la actual. Si ya antes era peligroso cargar con efectivo en la calle, sobre todo si era un monto considerable, hoy en día, puede ser aún más perjudicial estar en contacto con muchos billetes por la posibilidad de contagio. Por eso, recomendamos que utilices plataformas online para cambiar tu dinero de moneda y recibir tu cambio en cuestión de minutos en tu misma cuenta bancaria. 

  1. Multiplica tu dinero

Si invertir está dentro de tus posibilidades podrás multiplicar tu dinero. Evitemos ganar y gastar pues así solo obtendremos un flujo negativo o caer en deudas. Lo mejor es hacer un plan de inversión y no tener “todos los huevos en una sola canasta”. La diversificación es extremadamente importante ya que reducirá tu riesgo de inversión a largo plazo. Trabaja con un asesor financiero que te ayude a crear un portafolio de inversiones a largo plazo que se ajuste a tu tolerancia al riesgo y a tus metas financieras.

Pin It on Pinterest

Share This