Nicaragua quiere que Europa sea su segundo mercado de exportación con los esfuerzos de promoción que los exportadores están realizando, dijo el líder de la gremial exportadora a El Nuevo Diario.

Roberto Brenes, gerente general del Centro de Exportación e Inversiones, (CEI) dijo que el plan es valorar el comportamiento de la demanda del mercado europeo, y simultáneamente formular herramientas y planes de acción para el fortalecimiento de las exportaciones a ese mercado.

La iniciativa se desprendió del taller «Definir Estrategias para el Fomento de las Exportaciones a la Unión Europea». Para Nicaragua, los sectores prioritarios son: carne, café, mariscos, maní, cacao orgánico, miel, ajonjolí, artesanía, frutas, vegetales y tabaco, productos que están siendo promocionados por organismos como la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadin, el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, entre otros, con la colaboración del Centro de Importaciones de Países en vías de Desarrollo de Holanda.

El gerente general del CEI dijo que todos esos organismos están trabajando para elaborar una estrategia para elevar el potencial exportador de distintos productos, y que puedan ingresar al mercado de la Unión Europea, que tiene aproximadamente 400 millones de consumidores con alto potencial, pero con un mayor nivel de exigencia.

Del evento, los participantes realizaron un diagnóstico en el cual encontraron dificultades y cuellos de botella en distintos productos, como en el caso de las frutas y vegetales, que tienen problemas de envíos por falta de aviones que lleven la carga directamente hacia los países de Europa.

Nicaragua tampoco tiene un puerto de aguas profundas en el Mar Caribe para poder transportar directamente sus productos al viejo continente, en tanto que Brenes señaló que para introducir la carne nicaragüense a Europa, aún hay dificultades, por tanto aún no cumple el país con haber implementado el proceso de trazabilidad a todo el hato ganadero de exportación.

El consumidor europeo prefiere conocer el origen de los productos que adquiere, con qué productos fue alimentada la res, con qué se les combatió sus enfermedades, dónde fueron criadas, dónde y cómo fueron sacrificadas. A la par dijo que aún afectan algunos problemas fitosanitarios, de empaques, así como falta de una suficiente política para exportaciones.

De hecho advirtió que se intenta que los productores y exportadores puedan lograr ciertas ventajas del mercado europeo y lograr colocar ahí la producción nacional, señalando que por otro lado hay productos nicaragüenses como el café que tienen ventaja en el mercado internacional por su alta calidad, así como hay otras mercancías que pueden satisfacer el mercado nostálgico en Europa.http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/61386

Pin It on Pinterest

Share This