Con una buena gestión y control financiero, la empresa puede ser más competitiva, agresiva, tomar decisiones comerciales atinadas y hasta ser cauta en los momentos en que debe serlo, señala experto de la firma Vallejo Business Consulting.

Por Revista Summa

Que un empresario evalúe el funcionamiento y los resultados de su negocio es vital para lograr el éxito en los negocios. Esto principalmente en el área de la Gestión Financiera de la empresa, ya que esta es la información que permite tomar las decisiones estratégicas a nivel administrativo, comercial, operativo, y contable, entre otras.

De acuerdo con los expertos, nada mejor que el cierre de cada año para realizar la evaluación de los principales indicadores financieros de las empresas con la intención de arrancar el próximo año de la mejor manera.

 Pablo Vallejo, director de Vallejo Business Consulting, división de Grupo Vallejo, explicó que, precisamente, para lograr gerenciar una empresa al 100%, lo primero que hay que controlar son sus finanzas.

“Una empresa que no es rentable, se debe volver rentable. De lo contrario, no puede continuar. Así que, si no tengo la información correcta para saber esto, básicamente todos los otros procesos en la empresa no tienen sentido. Los negocios viven de las finanzas sanas”, explicó Vallejo.

Agregó que con una buena gestión y control financiero, la empresa puede ser más competitiva, agresiva, tomar decisiones comerciales atinadas y hasta ser cauta en los momentos en que debe serlo.

Pero ¿cómo analizar el desempeño de la gestión financiera de la empresa a final e inicio de año? Para esto, Vallejo comentó que lo primero es tener claro indicadores como gastos fijos, gastos variables, e ingresos de la empresa durante el año.

“Dependiendo del giro de la empresa, se deben contemplar también centros de costo, presupuestos por departamento, esfuerzos relámpago normalmente comerciales o de innovación, entre otros. Con estos datos debemos poder realizar cálculos de rentabilidad bruta, pago de impuesto de renta, utilidad neta. Además, analizar cómo todo esto se relaciona o compara los estados financieros contables, con el fin de que estos coincidan lo más posible”, afirmó Vallejo.

Además de esto, parámetros como crecimiento en ventas del año. Así como el aumento de la rentabilidad, gracias a la  gestión de transformación de costos aunado a ese aumento en ventas, las utilidades bruta y neta positivas, y que los resultados financieros reales sean lo más cercanos a los resultados contables para pagar los impuestos que realmente aplican, son los que indicarán si la Gestión Financiera de la empresa fue positiva o no en el año.

¿Qué hacer si la Gestión Financiera fue negativa?

Si el resultado del análisis de la Gestión Financiera indica que esta fue negativa durante el 2021, es muy importante que la empresa tome acciones para corregir esa situación en miras al inicio del 2022.

El director de Vallejo Business Consulting, explicó que lo ideal es que la empresa no solo cambie algunos elementos o acciones, sino que inicie una reconversión de su estructura financiera hacia estructuras que se utilizan a nivel mundial. Esto según el tamaño de la empresa y generando poco a poco una cultura interna para alcanzar ese objetivo de una gestión financiera robusta y saludable.

Para generar esta estructuración, Vallejo recomendó lo que se conoce como Triángulo de la Gestión Financiera, la cual consta de tres puntos. 

1)       Herramienta control financiero. Todo lo que sucede realmente en mis finanzas, todos los ingresos y egresos reales ya sean en efectivo, transferencias o tarjetas, además de cuentas por cobrar, cuentas por pagar y conciliaciones bancarias en tiempo real.

2)       Esto alimenta un modelo financiero. Acá se registran y se comparan los ingresos versus los egresos. Esto analizando rentabilidad, utilidad, impuestos, comparación de gastos fijos y variables mes con mes. Además de comparar estas finanzas con la contabilidad, análisis de centros de costos, presupuestos por departamentos, puntos de equilibrio, entre muchos otros datos más.

3)       Por último, con estas dos herramientas ya trabajando, damos pie a un Flujo Financiero Proyectado. Este nos permite tomar decisiones a futuro tanto a nivel de inversión como de mayores esfuerzos comerciales en caso de ser necesarios mayores ingresos para cubrir los gastos fijos. Además permite proyectar contratos a corto o largo plazo, inversiones a corto o largo plazo, entre otras, sin poner en riesgo al negocio por una posible falta de liquidez futura debido al desconocimiento de la situación financiera real. Con base al modelo financiero, este flujo debe irse actualizando en promedio mes a mes, teniendo una certeza financiera fina.

“Con todos estos datos también podemos establecer precios de venta de productos o servicios correctos. Contemplando todos nuestros gastos, márgenes e impuestos es prácticamente mecánico y transparente. Pero mejor aún, nos aseguramos el no perder, y si así lo hacemos, pero por una decisión estratégica de negocio, poder saber cuánto perdemos”, comentó el experto.

¿Por qué se genera una mala Gestión Financiera?

Para Vallejo, existen diversos temas que pueden desembocar en una mala Gestión Financiera dentro de la empresa. Una de ellas, y de las principales que se observan en los negocios, es el desconocimiento que se tienen del proceso o de la importancia de la gestión financiera.

Otro aspecto es delegar las finanzas de las empresas en personas externas, como, por ejemplo, el contador. También se dan casos de que el dueño o gerente de la empresa no se involucra en toda la Gestión Financiera, por lo que no puede saber con certeza si el negocio es rentable o no.

Es importante que si la empresa sufre alguna de estas falencias, pueda buscar asesoría o soporte gerencial, mientras se logra generar una gestión financiera correcta.

“Es un tema de competitividad y agilidad, tanto para innovar o diversificar con nuevos productos o servicios, como para que los actuales se mantengan. La información financiera real y transparente es la que nos permite tomar decisiones de inversión correctas, o bien no tomarlas ya que no son rentables. En ambos casos, lo que buscamos es la transformación continua de nuestro negocio para mantenernos en el mercado. Así como ser más competitivos y crecer, ojalá, antes que otros”, concluyó Vallejo.

Pin It on Pinterest

Share This