Usaid busca invertir para que (los salvadoreños) logren «su autodeterminación y prosperidad.

Por EFE

La administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), Samantha Power, y la Embajada de ese país anunciaron una millonaria inversión en El Salvador para formación laboral, prevención de violencia contra la mujer y seguridad.

Power, que realiza una gira por Centroamérica y antes estuvo en Honduras, brindó una breve declaración en la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), en San Salvador, en la que anunció que la entidad de cooperación invertirá 30 millones de dólares en El Salvador para formación laboral.

«Aquí en El Salvador me enorgullece anunciar que Usaid va a hacer una inversión de 30 millones de dólares para capacitación laboral para ayudar a preparar a los salvadoreños para tomar ventaja en oportunidades económicas», dijo la administradora de Usaid.

Power subrayó que la asistencia extranjera «definitivamente no puede resolver todos los problemas del mundo, pero lo que sí podemos hacer esa dar apoyo a los líderes».

Indicó que Usaid busca invertir para que (los salvadoreños) logren «su autodeterminación y prosperidad, éxito y que construyan un futuro aquí en su casa, en El Salvador», un país empobrecido y golpeado por la violencia de las pandillas, lo que ha generado por años la migración de sus habitantes.

La administradora de la Usaid recordó que las causas que llevan a la migración son: la falta de oportunidades económicas y la necesidad de una protección urgente por problemas como las pandillas y la violencia de género.

Por otra parte, un portavoz de la Embajada de EE.UU. en El Salvador indicó que Usaid también invertirá 35 millones de dólares para prevención de violencia contra la mujer y hasta 50 millones para seguridad.

La visita de Power a El Salvador se da a casi un mes del anuncio de la entidad de cooperación estadounidense de retirar la asistencia a dos instituciones gubernamentales a raíz de la preocupación generada por la destitución de cinco magistrados del Supremo y del fiscal general.

La entidad indicó en un comunicado de prensa, emitido a mediados de mayo, que se trata de la asistencia que la agencia da a la Policía Nacional Civil (PNC) y al Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP).

Las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos no se encuentran en su mejor momento tras la salida del Ejecutivo estadounidense de Donald Trump, a quien el presidente Nayib Bukele considera «nice and cool».

El Gobierno de EE.UU. es uno de los más críticos de la separación de los magistrados y del fiscal general, por lo que el enviado especial al Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, indicó recientemente que «la mejor solución a la crisis que se ha abierto es volver a la situación anterior».

Sin embargo, Bukele ha asegurado que la destitución de magistrados constitucionales y del fiscal general Raúl Melara es «irreversible».

Pin It on Pinterest

Share This