La zona dominará el 70% de todas las exportaciones regionales

Por: Diario Tiempo

A partir del próximo primero de diciembre, Honduras y Guatemala se convertirán en un solo territorio aduanero por el cual podrán circular libremente mercancías y personas.
Los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el de Guatemala, Otto Pérez, suscribieron un acuerdo soñado desde hace 64 años.

Este es el primer paso que dos de los tres mandatarios dan dentro del contexto del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo del Norte que es apoyado por el gobierno de Estados Unidos con el objeto de desarrollar económicamente la región y reducir la migración ilegal hacia el norte.

El año próximo, El Salvador, que ya inició el proceso de integración, se incorporará al territorio aduanero que podría convertirse en el séptimo “país” más fuerte económicamente en América Latina, según las estimaciones de funcionarios del Banco Interamericanos de Desarrollo (BID).

“Me sentiré contento el primero de diciembre cuando esté libre el paso para mercaderías y personas entre Honduras y Guatemala. Yo esperaría que tres meses después lo estemos haciendo con El Salvador también”, dijo Pérez ante representantes de los gobiernos de los tres países.

Además de ellos, participaron representantes del gobierno de Estados Unidos, entre ellos el embajador Jame Nealon, autoridades de México y representantes del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) que respalda la integración aduanera y la Alianza para la Prosperidad.

“Son 64 años (de espera) porque en 1951 se conformó la Organización de Estados Centroamericanos y en 1960 se hizo el tratado de la integración y se creó el mercado común centroamericano. En los años noventa, comenzaron otros procesos (…). Hace 24 años se creó el SICA y, en 1993, hace 22 años, se firmó el protocolo de la unión económica de Centroamérica. Hemos venido de todo un proceso”, recordó Pérez.

La constitución de este nuevo espacio de libertad aduanera implicará la participación de una población de 24 millones de personas y la inclusión de cerca del 50% de todo el Producto Interno Bruto (PIB) de Centroamérica.

Al unirse El Salvador a este esquema, la zona dominará el 70% de todas las exportaciones regionales, los cual, desde el punto de vista de los gobiernos, motivará a la inversión extranjera y de los tres países participantes.

Con la unión aduanera, los gobiernos aspiran aumentar el crecimiento económico, reducir el desempleo para frenar la migración ilegal hacia Estados Unidos, cuyo gobierno pretende que el congreso apruebe un desembolso de mil millones de dólares para financiar a la Alianza para la Prosperidad.

EL NUEVO TIEMPO PARA LA REGIÓN

Oscar Samuel Ortiz Ascencio, vicepresidente de El Salvador, quien ayer representó al mandatario Salvador Sánchez, destacó que Centroamérica entra “a nuevo período al hacer realidad” una integración aspirada desde hace muchas décadas.

“En la medida que nos unamos, en la medida que nos integremos, vamos a tener nuevas oportunidades de cara al mundo. Solitos, como mercados pequeños, fragmentados, no vamos a poder competir”, dijo Ortiz Ascencio al ser entrevistado por periodistas.

Al ser consultado  por los motivos por los cuales El Salvador no entró en la primera etapa de la unión aduanera, el representante del gobierno de ese país explicó que “Honduras y Guatemala lo han acelerado”.

“Ese es un buen ejemplo, un buen punto de partida. Nosotros ya tenemos un proceso establecido conjuntamente con Guatemala también”, dijo Ortiz Ascencio.
Cápsula

MIL MILLONES

Obama solicitó en enero al Congreso aprobar una partida de 1.000 millones de dólares para el próximo año como parte de una campaña para impulsar las relaciones, reforzar la seguridad y detener la inmigración.

La Casa Blanca informó que el pedido de Obama se concentra «en los recursos necesarios para ayudar a Guatemala, El Salvador y Honduras a implementar reformas sistémicas contra la falta de oportunidades económicas, la ausencia de instituciones fuertes, y los niveles de violencia».

Pin It on Pinterest

Share This