Uno de los mecanismos de mitigación empleados por Tosh será el Pago por Servicios Ambientales para conservar bosques en el Caribe de Costa Rica. 

Por Revista Summa

Algunas personas podrían preguntarse ¿qué relación existe entre una galleta integral con la conservación del bosque en el Caribe costarricense? La respuesta es simple y está estrechamente ligada a la reducción de la huella de carbono.

Desde febrero, las galletas Tosh de Compañía de Galletas Pozuelo, lograron certificarse con el sello de carbono neutralidad. Las emisiones de CO 2 generadas en su proceso de producción serán mitigadas mediante el Pago por Servicios Ambientales (PSA). Los fondos se dirigirán al Proyecto Caribe, gestionado por el Fondo de Financiamiento Forestal de Costa Rica (FONAFIFO).

La certificación de carbono neutralidad de Tosh ha conllevado un proceso efectuado en dos fases. La primera fase fue realizada durante el 2016 y se encargó de estimar la totalidad de emisiones de CO 2 generadas durante el proceso productivo. La otra fase contempló la generación de proyecciones de compensación de gases de efecto invernadero según la producción que se tendría durante el 2018.

Como explica Juan Felipe Macía, gerente general de Pozuelo, en línea con la filosofía y el compromiso de la marca de alcanzar una Vida en Armonía, para poder certificar las galletas Tosh, la empresa realizó un exhaustivo análisis de todo el ciclo de vida del producto, desde la obtención de sus materias primas hasta las emisiones generadas por la disposición final de sus residuos.

El proyecto de la certificación estuvo a cargo del área de Gestión Ambiental de Pozuelo, pero esta unidad tuvo el acompañamiento de un equipo multidisciplinario proveniente de diversos departamentos de la industria como: Mantenimiento, Logística, Investigación y Desarrollo, Productividad y Compras.

La empresa hizo una inversión muy significativa para obtener el sello ambiental, y parte de esta inversión se dedicó a mejoras que optimizarán el uso de la energía; entre ellas el cambio a luces LED, la colocación de paneles solares y un nuevo horno más eficiente, y por tanto, la reducción de las emisiones de CO 2 por consumo eléctrico. Adicional a estos esfuerzos también se realizaron mejoras para reducir el consumo de combustible fósil.

La certificación fue realizada por la certificadora ICONTEC Internacional y aplicó tanto la norma inglesa PAS 2050 como la PAS 2060; la primera para el proceso de cuantificación de emisiones, la segunda para demostrar la carbono neutralidad de la operación. Uno de los aspectos que serán visibles para los consumidores de estas galletas, será su nuevo empaque, el cual indicará la condición de carbono neutralidad del producto.

La relevancia de este logro se acentúa por el hecho de que las galletas Tosh es una de las líneas de productos Pozuelo que han reflejado mayor crecimiento, de forma que sus consumidores, además de adquirir un producto de alta calidad nutricional, tengan como valor agregado el hecho de consumirlo sin producir emisiones de carbono; lo cual se relaciona directamente con la visión de bienestar y salud que caracteriza a estas galletas y el estilo de vida del consumidor.

TOSH hace parte de la comunidad iberoamericana presente en 22 países, Ciclo 7, que promueve iniciativas alrededor del desarrollo sostenible para generar conciencia y movilizar grandes cambios con pequeñas acciones, aportando a la biodiversidad, a la movilidad sostenible, la educación, el diseño sostenible, los estilos de vida saludable y la cultura.

Con esta certificación, TOSH motiva también a sus consumidores a ser conscientes del impacto que todos generamos en el medio ambiente, e invita a asumir acciones y compromisos cotidianos para neutralizar la huella de carbono que cada uno emite para cuidar el planeta y preservarlo para que futuras generaciones puedan disfrutarlo.

Mitigación en favor de los bosques del Caribe

La rigurosidad en el proceso de medición de las emisiones según la normativa empleada por Tosh para obtener su sello de carbono neutralidad, permite a Pozuelo conocer con mucha precisión cuánto de las medidas correctivas impulsadas en su proceso productivo logran reducir su huella de carbono. Para las emisiones que aún no se pueden controlar existe la opción de la mitigación a través del Pago por Servicios Ambientales.

De esta manera, mediante fondos dirigidos al proyecto Caribe de FONAFIFO, Tosh logrará capturar 2000 unidades de compensación de CO 2 a través de la protección de bosques en los cantones de Sarapiquí, Pococí, Guácimo, Siquirres, Matina y Limón.

En estas áreas naturales se llevan a cabo valiosas investigaciones científicas a favor de la conservación de la biodiversidad, además de ser zonas de prioridad hídrica ya que su conservación tiene un impacto sobre el abastecimiento de agua gracias a su amplia riqueza en mantos acuíferos que abastecen a la población de esta zona del país.

Pin It on Pinterest

Share This