La segunda llamada a revisión afecta a 119.009 Model S de los años de producción 2014 a 2021.

Por EFE

Tesla tendrá que efectuar dos llamadas a revisión, que afectan a un total de 475.318 vehículos en Estados Unidos, para solucionar el mal funcionamiento de la cámara trasera y la apertura involuntaria del capó.

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA) señaló en su página web que la llamada a revisión más numerosa afecta a 356.309 vehículos Model 3 de Tesla, de los años de producción 2017 a 2020, por problemas con la cámara trasera.

Las autoridades federales señalaron que el arnés que sujeta los cables de la cámara «puede haber sido dañado por la apertura y cierre del portón del maletero» lo que provoca que la pantalla del vehículo no muestre imágenes cuando está en posición de marcha atrás.

NHTSA señaló que el mal funcionamiento de la cámara puede «aumentar el riesgo de colisión» y que Tesla ha recibido 2.301 reclamaciones y 601 informes de campo relacionados con el problema aunque ninguna información sobre accidentes o lesiones causados por el defecto.

Tesla inspeccionará los vehículos afectados e instalará en el arnés una protección para evitar el roce en aquellos casos en los que se detecte el desgaste de los cables de la cámara trasera. Los propietarios que ya han incurrido en gastos para solucionar el problema, pueden solicitar un reembolso a Tesla.

La segunda llamada a revisión afecta a 119.009 Model S de los años de producción 2014 a 2021. En estos vehículos, un problema con el cierre del capó puede provocar su apertura inesperada e impedir al conductor ver la carretera.

Tesla ha recibido cuatro reclamaciones por el defecto, pero no tiene información de accidentes o lesiones causados por el problema.

Pin It on Pinterest

Share This