Las FinTech crean cambios importantes en la industria que permiten a las entidades financieras reducir costos, incrementar ingresos y ser más competitivas, beneficiando también directamente a los clientes.

Por Revista Summa

En la actualidad, el mundo vive una época de cambios tecnológicos de manera muy acelerada, que ha venido a exigirle a los diferentes sectores económicos y sociales de cada país innovar y desarrollar cada vez más y mejores plataformas tecnológicas que vengan a facilitar las actividades diarias de sus usuarios, y que logren adaptarse al entorno específico de cada persona.

En este proceso de cambios tecnológicos, hay algunos sectores que evolucionan de forma más lenta que otros por diferentes factores. De acuerdo con Mario Hernández, presidente y co-fundador de IMPESA, el sector financiero ha sido uno de estos, mostrando dificultades para ofrecer facilidades de apertura de productos bancarios y ofrecer otros servicios de forma digital; además, lograr eficientizar la banca mediante procesos de automatización es un trabajo muy complejo.

Precisamente, ante esta falencia que tienen las entidades bancarias para desarrollar herramientas digitales financieras, principalmente por un exceso de regulación que provoca que el proceso de innovación en los bancos cada vez sea más complejo, es donde las FinTech toman cada vez más relevancia y se convierten en los principales aliados de las entidades financieras.

Hernández explicó que las FinTech son empresas que ofrecen a las entidades financieras servicios innovadores haciendo uso de la tecnología.

“Las empresas FinTech son compañías que se apalancan de la tecnología para ofrecer mejoras a los servicios financieros. Las FinTech, por lo general, vienen a crear cambios importantes en la industria que permiten a las entidades financieras reducir costos, incrementar ingresos y ser más competitivas, beneficiando también directamente a los clientes”, señaló Hernández.

Además, las herramientas desarrolladas por las FinTech facilitan la inclusión financiera en el país, al facilitar la realización de los trámites financieros de las personas mediante plataformas tecnológicas que se ponen a disposición de las instituciones prestadoras de crédito y de los consumidores los siete días de la semana las 24 horas del día, y desde cualquier lugar. Todo bajo el marco regulatorio vigente en Costa Rica para el correcto manejo de los datos personales.

“Por ejemplo, IMPESA ha desarrollado varias herramientas tecnológicas para entidades financieras que permiten a sus clientes adquirir créditos, cancelar o bloquear tarjetas, buscar cajeros automáticos, vender productos y recibir pagos, revisar los saldos de las tarjetas de crédito, contratar productos financieros como créditos o seguros, realizar consultas sobre seguros y planes de teléfonos; entre muchos otros. Todo en cuestión de segundos, de forma mucho más ágil y eficiente, y sin tener que hacer filas en las sucursales”, afirmó Hernández.

Desarrollos que revolucionan el sector financiero

Desde su inicio, las empresas FinTech, como es el caso de IMPESA, han desarrollado ventajas competitivas que permiten a los bancos hacer cosas como automatizar ventas y servicio al cliente. Esto hace que los bancos sean más competitivos por las ventajas que obtienen y los beneficios que pueden ofrecer a sus clientes, continuando su proceso de convertirse en empresas cada vez más digitales.

Precisamente, IMPESA buscando generar una revolución tecnológica dentro del sector financiero costarricense para impulsar su crecimiento, desarrolló tres herramientas que han venido a cubrir las necesidades actuales de los consumidores y entidades financieras del país.

El primero, es Monibyte. Este es un sistema que les brinda a los usuarios el control total sobre los límites de uso y compra para sus tarjetas de crédito, en Costa Rica lo ofrecen Banco Lafise, Lysto Card y Cafsa, permitiéndoles decidir cuándo, cuánto, en qué moneda, qué días de la semana, en qué comercios, con qué frecuencia, y en qué zonas geográficas se pueden utilizar.

El segundo es Layla, un agente virtual con inteligencia artificial que le permite interactuar con los clientes a través de distintos canales de chat (Facebook Messenger, Skype, Telegram, entre otros) con disponibilidad 24/7/365 para atender las solicitudes de sus clientes o para vender productos. Layla se integra con API’s de Visa y con Equifax para realizar el análisis de crédito. El más reciente desarrollo de la empresa, es Brainert, una solución de analítica avanzada y machine learning para la maximización de la rentabilidad del portafolio de tarjetas de crédito y débito, y que permite el análisis de información específica para que los puestos gerenciales tengan una mejor toma de decisión.

“Muchos bancos y entidades financieras ahora ven a las empresas FinTech como sus aliados. En el caso de IMPESA hemos visto una apertura importante en este proceso de darnos a conocer en el entorno como una empresa que busca dar ventajas competitivas a las instituciones con los que trabajamos. Los bancos han empezado a ver a las Fintech como sus aliados ya que los apoyan en la automatización de sus procesos internos”, indicó Hernández.

Entre otros beneficios que ofrecen las FinTechs a las entidades y bancarias y a las personas destacan aspectos como que permiten una mayor inclusión financiera, mejoran la experiencia del cliente, permiten el análisis de datos para mejorar el servicio, ofrecen soluciones a problemas específicos, apuestan por la seguridad y la transparencia, y facilitan herramientas de asesoramiento automático para los clientes de las entidades financieras.

Pin It on Pinterest

Share This