Febrero: Ranking de las Empresas con Mejor Talento Humano // Especial Turismo: Los Hoteles Mejor calificados
Agosto traerá las Empresas con mejor Clima Organizacional y el Ranking de Empresas Sostenibles de la región.

¿Subir los precios o reducir tamaños? Esto es lo que están haciendo muchas empresas

Ago 24, 2022 | Noticias de Hoy

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

[wp_applaud]

Desde hace meses, la coyuntura internacional encarece las materias pimas, aparte del retraso en las entregas, por lo que miles de empresas piensan en varias estrategias para no perder clientes.

Por Prensa Libre

Ante la inflación y las alzas en las materias primas, muchas marcas que proveen diversidad de productos en Guatemala han empezado a implementar diferentes estrategias, que incluyen cambios en el volumen y peso de sus presentaciones.

Mientras que algunas optan por reducir sus presentaciones o formatos a fin de no subir el precio (o no incrementarlo mucho), otras decidieron producir unidades con mayor volumen o paquetes con varias unidades, ya que los compradores buscan ahorros en ambas opciones.

Jacobo Pieters, jefe la unidad de inteligencia de mercados de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), asegura que la disminución del volumen o peso de las unidades se conoce como shrinkflation (o reduflación) y comienzan a identificarse casos en el país.

Ello, porque cuando la fabricación de un producto se encarece, las respuestas del empresario pueden ser varias como el aumento del precio que cobra al consumidor, que para algunos es la última opción, o implementar la estrategia shrinkflation, así que de manera discreta, van reduciendo poco a poco el tamaño de los productos para invertir menos insumos sin perder mercado o dejar de abastecer.

Esta estrategia se usa durante condiciones complicadas o de crisis, principalmente en productos de consumo masivo como los cereales y granos básicos, el pan, artículos de cuidado personal, carnes, chocolates, dulces y alimentos procesados como enlatados o conservas, e incluso algunos alimentos instantáneos, explicó Pieters.

Es así como se han visto cambios de formato en galletería, panadería, chocolatería, papel higiénico, servilletas de papel, snacks, algunos alimentos, sopas, quesos, líquidos como vinagres y bebidas, cosméticos y productos de cuidado personal.

Por ejemplo, en los paquetes de 500 unidades de servilletas de algunas marcas, no se disminuyó la cantidad, sino el tamaño de la servilleta. En el papel higiénico se siguen ofreciendo el mismo número de hojas, pero con una altura menor. En ambos casos, disminuye el gramaje del producto.

“En el mercado exportador, algunas empresas han adecuado su empaque para poder atender al consumidor por diferentes tendencias de compra y no solo por la inflación; por eso también es importante no dejarse distraer por estas situaciones, ya que si bien es cierto que la idea de la shrinkflation es dar menos producto al mismo costo para mantener la posición en el mercado internacional, las exportaciones guatemaltecas crecieron 16% en volumen de enero a junio del 2022, y 40% en valor”, agregó.

Casos específicos

En el caso de chocolatería y galletería se está bajando el gramaje para seguir ofreciendo producto y evitar alzas muy fuertes para el consumidor. Por ejemplo, había presentaciones de galletas de 23 gramos y ahora se ofrecen de 21; el de chocolate de 10 gramos bajó a 8 y “así estamos bajando de dos a cuatro gramos por unidad, con tal de tener un menor incremento de precio”, comentó Daniel Chajón, ejecutivo de una fábrica del sector y directivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB).

Entre los snacks, una conocida marca nacional comenzó a reducir sus tamaños (downsizing) e impulsar las presentaciones más pequeñas en el canal tradicional, para ser más accesible al consumidor guatemalteco, cita la firma Kantar Centroamérica, División Worldpanel, en el estudio Perspectivas del consumidor en Centroamérica, en el segundo trimestre del 2022.

Giovanni Cardona, gerente general del Grupo Génesis y presidente de la Comisión de Cosméticos e Higiénicos de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), añadió que en el sector de cosméticos se ha adoptado la estrategia de reducir el tamaño de las presentaciones, pero aún no es muy usada, pues se mantiene el nivel de ventas.

Sin embargo, dijo que puede darse en algunos productos como los desinfectantes o cloro y las empresas optan ya no solo por la presentación de galón o litro, sino la mitad de esas medidas.

Y en el caso de los desodorantes, la estrategia es combinada, con presentaciones más pequeñas,  pero en paquetes de 3, 6 o más unidades, de manera que se puede tener menor tamaño, pero  mejor precio y más volumen.

En cuanto al alcohol cambió la dinámica, pero no por precio, sino por la demanda derivada del comportamiento de la pandemia covid-19 y número de contagios. Durante los primeros meses, se vendían más galones y presentaciones de 500 mililitros (ml), lo que ha ido bajando y hoy se vende mucho la presentación de 75 ml, especialmente para uso de los niños en la escuela.

¿Es ilegal?

Al ser consultada la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco) sobre la legalidad de las medidas indicadas, el vocero Carlos Vásquez indicó que lo ilegal es que un producto no contenga la cantidad, calidad o peso que se indica en el etiquetado.

O sea que el engaño al consumidor sí está prohibido y la ley faculta a la Diaco para sancionar en casos especiales, cuando se cometen infracciones contra los derechos de los consumidores y usuarios.

Como ejemplos, mencionó que no se debe cobrar más del precio exhibido, difundir publicidad engañosa o adulterar los productos. Quien lo hace afronta sanciones económicas oscilan entre 20 y 80 salarios mínimos. No dio a conocer cuántas sanciones se han hecho efectivas.

En todo caso, la entidad hizo un llamado a consumidores para que denuncien las prácticas ilegales, no acepten abusos, coticen y, si es necesario, cambien de marcas.

Otras estrategias

Según el estudio de Kantar, mientras más aumenta el precio de los productos, hay migración a compra de formatos más pequeños, hasta en un 34%. Y cuando hay incrementos por arriba de la inflación (promedio de 8%), lo hace el 67%.

También se reduce la frecuencia de compra, aunque aumenta el ticket de compra promedio, pero en formatos más pequeños, explicó Vivian Gálvez, gerente general de Kantar Centroamérica para la División Worldpanel.

En la región, en la categoría de snacks, el 35% del aumento de volumen de ventas proviene de las presentaciones pequeñas, mencionó como ejemplo. Y especifica la forma como el comportamiento de los precios afecta el tamaño comprado por los consumidores:

  • En Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá se opta más por tamaños pequeños.
  • En Guatemala y El Salvador todavía los compradores apuestan por buscar ahorro en adquisición de tamaños grandes. En estos países, los hogares están percibiendo el ahorro a largo plazo con la compra de tamaños más grandes.
  • En Guatemala, de las categorías que cambian el tamaño de sus formatos, el 53% crece y el 47% decrece. En El Salvador la relación está en 17% y 83%.
  • Por categorías, en estos dos países, los aumentos de tamaño se dan más en las categorías de productos para el hogar y cuidado personal.
K

Artículos Relativos