El crecimiento del comercio mundial pierde impulso en tanto que persisten las tensiones comerciales.

Por Revista Summa

En 2019 y 2020 seguirán soplando fuertes vientos en contra del comercio mundial como consecuencia de un crecimiento en 2018 más lento de lo previsto debido a tensiones comerciales en alza y a una mayor incertidumbre económica. Los economistas de la OMC prevén que el crecimiento del volumen del comercio de mercancías descienda a un 2,6% en 2019, frente al 3,0% en 2018. Si se aliviasen las tensiones comerciales, el crecimiento del comercio podría repuntar en 2020, hasta el 3,0%.

El Director General de la OMC, Roberto Azevêdo, afirmó: «Teniendo en cuenta que las tensiones comerciales van en aumento, nadie debería sorprenderse de estas perspectivas. El comercio no puede desempeñar plenamente su función de impulsor del crecimiento ante niveles tan elevados de incertidumbre. Es cada vez más urgente que resolvamos las tensiones y nos centremos en trazar una vía favorable para el comercio mundial que responda a los verdaderos desafíos de la economía actual, como la revolución tecnológica y la necesidad imperiosa de crear empleo e impulsar el desarrollo. Los Miembros de la OMC están trabajando para lograrlo y están examinando formas de fortalecer y salvaguardar el sistema de comercio. Esto es vital. Si olvidamos la importancia fundamental del sistema de comercio basado en normas, correríamos el riesgo de debilitarlo, lo que sería un error histórico que afectaría al empleo, el crecimiento y la estabilidad en todo el mundo».

Un conjunto de factores, como los nuevos aranceles y las medidas de retorsión que afectan a las mercancías más comercializadas, el debilitamiento del crecimiento económico mundial, la volatilidad de los mercados financieros y la imposición de condiciones monetarias más estrictas en los países desarrollados, han supuesto un lastre para el crecimiento del comercio en 2018. Según las estimaciones de consenso, el crecimiento del PIB mundial se ralentizará y pasará del 2,9% en 2018 al 2,6% en 2019 y 2020.

El crecimiento del comercio del 4,6% en 2017, por encima de la media, hizo pensar que el comercio podría recuperar parte de su dinamismo anterior, pero esto no se materializó. En 2018 el comercio solo creció algo más rápido que la producción, y se prevé que esta debilidad relativa continúe al menos en 2019 (gráfico 1). Esta situación se explica en parte por un crecimiento más lento en la Unión Europea, que tiene una participación mayor en el comercio mundial que en el PIB mundial.

Perspectivas del comercio en 2019 y 2020

Los indicadores comerciales prospectivos han resultado negativos en los últimos meses, también el Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial (WTOI) de la OMC. En febrero, el índice del WTOI cayó a 96,3, por debajo de su valor de referencia (100), lo que indica una desaceleración del crecimiento del comercio en el primer trimestre de 2019.

Los envíos de carga aérea también comenzaron el año con poco vigor: según las estadísticas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), en enero se registró un descenso interanual del 3,0% de la carga internacional expresada en toneladas-kilómetro. La medición de los pedidos de exportación a nivel mundial derivada de los índices de gestores de compras también cayó a 49,1 en febrero, por debajo del valor de umbral de 50 que separa la expansión de la contracción.

Pin It on Pinterest

Share This