La crisis derivada por la pandemia catapultó el desempleo desde el 7,1 % hasta el 18,5 % a septiembre del 2020.

Por EFE

Sindicatos y militantes de izquierda protestaron este miércoles frente al Parlamento de Panamá, en la capital, en repudio a una reforma electoral y para exigir salarios dignos en el país, duramente golpeado por el desempleo y la informalidad en medio de la crisis derivada de la pandemia.

Cerca de 2.000 personas, según datos preliminares de la Defensoría del Pueblo, marcharon desde el histórico Parque Porras hasta los alrededores de la Asamblea de Panamá (AN, Parlamento) cargando pancartas y entonando cánticos contra el Gobierno y la corrupción.

Algunos de los presentes quemaron muñecos de animales con los logos de los partidos políticos más representativos del país, mientras formaban un corrillo y cantaban.

Esta manifestación, que transcurrió sin incidentes y observada por un fuerte contingente policial, tuvo lugar un día después de que la ministra del Trabajo, Doris Zapata, expresó que no hay un ambiente favorable, dada la crisis de la pandemia, para un alza del salario mínimo, que debe ser revisado este 2021 en atención a ley vigente.

«La ministra habla en nombre de sus jefes, los patronos. Es una vergüenza la ministra. ¿Por qué no dice que no pueden subir los precios de los alimentos, electricidad, el costo de los materiales de la construcción? Ahí no abre la boca», dijo a EFE el secretario del poderoso Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez.

La crisis derivada por la pandemia catapultó el desempleo desde el 7,1 % hasta el 18,5 % a septiembre del 2020 y la informalidad a más del 52 %. Analistas locales calcula que el paro ya superó el 20 %, y ha sugerido que un alza del salario mínimo servirá para impulsar el consumo y con ello la economía, que se derrumbó un 17,9 % el año pasado.

En Panamá hay una treintena de salarios mínimos. La última revisión ocurrió en diciembre 2019, cuando el actual Gobierno del presidente Laurentino Cortizo decretó un alza promedio del 3,3 %, mientras que en 2017 el entonces gobernante Juan Carlos Varela aprobó un alza del 6,5 % en las grandes empresas y del 4,5 % en las pequeñas.

Entre los presentes en la manifestación de este miércoles se encontraba la Unión Nacional de Educadores de Panamá (UNEP) protestando «por el abuso de la Asamblea (…) que pretenden incluir 300 artículos a una reforma electoral» ya consensuada en una comisión nacional durante meses, explicó a Efe su coordinador, el profesor Edy Pinto.

El Parlamento de Panamá intentó aplicar unas modificaciones a una proyecto de reforma electoral, lo que provocó el retiro del Tribunal Electoral, una oleada de críticas y una de las concentraciones, realizada la semana pasada, más concurridas de los últimos años en el país para exigir la revocación de las mismas.

Esta polémica se está debatiendo esta semana en una «mesa técnica» que el Parlamento llamó para llegar a un entendimiento con los magistrados del ente rector de los comicios.

También estaban presentes representantes del movimiento feminista, quienes quisieron alzar la voz por las mujeres trabajadoras del hogar, pues, según denuncian, están invisibilizadas ante el Estado al no recibir ningún tipo de ayuda económica.

Mientras que representantes sindicales se agrupaban en «cabildos» para mostrar sus principales quejas, algunos de sus delegados accedieron al Parlamento para entregar un documento con una serie de puntos para demostrar que «no queremos más robos ni atracos, ni que se siga explotando al pueblo. ¡Requerimos trabajo y salario digno!».

Pin It on Pinterest

Share This