Autoridades buscan generar resiliencia como una respuesta a los efectos provocados por la COVID-19 y a la situación de vulnerabilidad climática en la región.

Por Revista Summa

La República de China (Taiwán) realizó el tercer desembolso al proyecto “Innovación de la Política Social para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por medio de la atención a grupos vulnerables en la región, sin dejar a nadie atrás”, ejecutado por la Secretaría de la Integración Social Centroamericana (SISCA), instancia especializada del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Por más de 25 años, la cooperación de la República de China (Taiwán) ha acompañado el proceso integracionista, especialmente a su vertiente social, y ha fomentado el diálogo político que ha favorecido los procesos de coordinación entre las instancias nacionales y regionales para el abordaje de los diferentes desafíos sociales que enfrentan los países miembros del SICA.

Durante el acto virtual de desembolso, participó el Secretario General del SICA, Vinicio Cerezo, quien mencionó que la SISCA a través de este proyecto busca garantizar el desarrollo de dinámicas innovadoras para la mejora de los servicios de protección social, dirigida a la atención integrada de las demandas de inclusión social de grupos poblacionales que se encuentran en alto riesgo de rezago.

“Este proyecto además vendrá a sumar a los esfuerzos que la vertiente social ha venido realizando desde hace 25 años, en que se constituyó el Tratado de la Integración Social Centroamericana (TISCA), para garantizar acciones orientadas en brindar las herramientas necesarias para el desarrollo de nuestra población, algo que hemos visto muy presente, sobre todo ahora en el marco de la pandemia del COVID-19”, dijo Cerezo.

Además, indicó que con la República de China (Taiwán), como socio para el desarrollo, se podrá avanzar a través de su materialización en los proyectos.

Ante lo cual, el Ministro de la Embajada de la República de China (Taiwán) en Guatemala, Antonio Yeh, expresó “La República de China (Taiwán) es un socio estratégico del SICA que aboga por los derechos humanos y la inclusión social que asegura participar en la vida económica, social y política. Gracias a la ardua labor de la SISCA, el proyecto ha logrado resultados positivos que contribuyen al fortalecimiento de la integralidad e innovación de los esquemas de protección social e inclusión productiva en la región, así logrando el crecimiento equilibrado en el proceso de integración”.

Este proyecto ha marcado su incidencia en la generación de evidencia y el intercambio de buenas prácticas para contribuir a la toma de decisiones de los países miembros del SICA, brindando una respuesta integral a los grupos prioritarios que sufren los mayores impactos de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19.

“El aporte de la República de China (Taiwán), no solo nos dio como instancia técnica de integración la fortaleza para la acción rápida de respuesta a las demandas de apoyo de nuestras autoridades, sino que apoyó la continuidad de procesos estratégicos y el inicio de otros que serán clave en la etapa de recuperación pospandemia”, enfatizó la Secretaria General de la SISCA, Anita Zetina.

Como parte del desarrollo de dinámicas innovadoras de gestión de conocimiento, la República de China (Taiwán) también ha apoyado el proceso de revisión y adaptación de la Política Social Integral Regional del SICA (PSIR-SICA) en el contexto de la pandemia, especialmente en áreas vinculadas a salud, seguridad alimentaria, urbanismo y vivienda saludable y sostenible; como un reflejo de la voluntad conjunta de los países de enfrentar con valentía y perseverancia cada reto. 

Asimismo, ha contribuido en el diseño de un modelo para el establecimiento de mecanismos de seguimiento de indicadores, que permitirán definir y comparar avances en materia social de los países centroamericanos, dando seguimiento a los logros de la Agenda 2030 y la implementación de la política.

A través de este proyecto, en apoyo a la implementación de la política y el proceso de desarrollo y creación de resiliencia en los países, la República de China (Taiwán) aportó al inicio del proceso de elaboración del Plan de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia Social, Económica y Ambiental del SICA, que busca generar resiliencia como una respuesta a los efectos provocados por la COVID-19 y a la situación de vulnerabilidad climática en la región.

Por otra parte, apoya el diseño de la hoja de ruta del Plan Regional de Implementación de la Nueva Agenda Urbana para la región de los países miembros del SICA (PRINAU-SICA), con el objetivo de promover ciudades más incluyentes, compactas y conectadas mediante la planificación y diseño urbano, gobernanza, legislación urbana, y economía urbana.

Los lazos de cooperación y solidaridad que ofrece la integración regional se vuelven más útiles y necesarios, para crear una ventana de oportunidades que puedan ayudar en el proceso de recuperación social de los países centroamericanos.

Relación SICA  – República de China (Taiwán)

Desde 1991, la República de China (Taiwán) ha contribuido con el SICA en la búsqueda del desarrollo y en el 2002 se incorpora como país Observador.

La República de China (Taiwán) es uno de los principales cooperantes del Sistema y brinda asistencia bajo la modalidad de cooperación financiera no reembolsable, lo que supone la posibilidad que las secretarías técnicas e instituciones especializadas del SICA puedan ejecutar íntegramente el monto aprobado a través del Fondo Internacional de Cooperación para el Desarrollo de Taiwán (ICDF).

Los ejes apoyados por la República de China (Taiwán) para el SICA son Cambio Climático y Gestión Integral del Riesgo, Integración Social, Integración Económica y Fortalecimiento Institucional, así como en las áreas de Desarrollo Sustentable e Industria.

Pin It on Pinterest

Share This