La pregunta del millón: ¿Por qué no se me ocurrió a mí esa idea?

Por Revista Summa

Si usted es una persona emprendedora que le gusta crear y diseñar soluciones o productos, es muy importante que comprenda que, para tener éxito su propuesta tiene que ser innovadora, o sea, debe agregar valor y transformar las formas de cómo se hacen las cosas. 

“En otras palabras, la innovación es el logro de productos, servicios o protocolos que cambian patrones y comportamientos en la sociedad”, explicó puntualmente el profesor y conferencista Tomas de Camino, quien en ocasión de la celebración del 40 aniversario de la Universidad Fidélitas, ofreció una charla virtual sobre «STEM y administración aplicados a la innovación.  Un ejemplo de innovación fue la aparición del iPhone, que transformó totalmente el uso del celular común y se convirtió en una pequeña computadora en las manos de sus usuarios.

Y es precisamente la integralidad con que se piensa, diseña, analiza y prueba un producto o creación lo que lo hace ir por buen camino, aunque hay que tener claro que no siempre el resultado que se busca se obtiene a la primera, pues la prueba y error es parte del proceso creador.  Por lo tanto, agregó Camino, “debemos ser emprendedores STEM (con conocimiento científico, tecnológico, ingeniero y matemático) que nos permita ser innovadores desde la integralidad del pensamiento, los valores y las destrezas”.  Aclaró que no se trata de ser profesionales en cada área, sino aprender de la forma de pensar y analizar de cada área, aspectos que se explican más abajo.

Hoy el mundo se ha digitalizado prácticamente en todas las áreas y los seres humanos se han convertido en ciudadanos digitales a través de las diferentes redes sociales, donde tienen una identidad con una gran proyección, ya sea en el ámbito personal, profesional o empresarial; y desde esas vitrinas se han convertido en referentes o fuentes de información y hasta líderes para las generaciones actuales.  En consecuencia, simplemente no se puede dejar de ser un ser digital, al contrario, hay que aprovechar esas vitrinas, pues las redes sociales en sí mismas han sido innovaciones porque agregaron valor y transformaron la forma de comunicarnos, nos dieron inmediatez y alcance, algo impensado en los años 80.

Para el conferencista de Fidélitas, ahora que la tecnología ha tocado todos los ámbitos, e incluso sustituido algunas actividades humanas, al ser humano no le queda más que prepararse en varias áreas, reinventarse y transformarse para ser más integral y agregar valor en sí mismo.  La realidad nos dice que estamos obligados a pensar y desarrollar como individuos STEM, o sea, permitir que nuestro pensamiento se extienda a áreas que antes no hubiéramos imaginado. 

Cómo debe ser un emprendedor STEM

1.       Ser científico, pero no se trata estrictamente de aprender contenido de ciencias, ni hacer un tratado científico, sino más bien extraer el tipo de conocimiento de la ciencia para desarrollarse en cualquier ámbito de interés, donde estén presentes los elementos que le permitan al individuo desarrollar su pensamiento desde un mundo natural, donde en  su análisis practique la objetividad, racionalidad, neutralidad (sin sesgos) y que la verdad pueda ser verificable a través de destrezas como la capacidad de análisis, la clasificación, la detección de patrones, la experimentación.  De la ciencia debemos abstraer la forma de racionalizar, observar y poder explicarlo.

2.       Ser tecnológico, pues la tecnología manifiestanos trae un mundo artificial, un mundo que hace alusión a todo lo que nosotros construimos.  De esta área sacamos el pragmatismo, la ingeniosidad, la empatía, el propósito con destrezas como modelado, fabricación, síntesis.  Mezcla el concepto con las habilidades para poder construirlo y prototipar una idea.  No se puede emprender sin tecnología.

3.       Ser ingenioso:  significa sacar a flote esa capacidad de imaginar, inventar, crear y diseñar soluciones, combinando los conocimientos personales y los medios de que dispone. Esto básicamente ha hecho al mundo transformarse. Así lo explicó Luis Diego Bolaños, decano de ingeniería de la Universidad Fidélitas.

4.       Ser matemático: significa desarrollar la capacidad de trabajar y utilizar un razonamiento lógico,  formal, racional, riguroso, donde surgen destrezas como la extracción, el lenguaje para explicar de manera rigurosa pensamientos lógicos, la inducción, la deducción y la demostración.  “Ser una persona STEM no se trata de ser un genio de las matemáticas, mismas a las que hay que perderle el miedo que nos inyectaron desde la escuela gracias a esa construcción del sistema educativo, en donde también se nos dijo en algún momento que tampoco éramos artistas y nos hicieron creer que éramos parte del promedio, de algo más homogenizado”, enfatizó el conferencista. 

5.       Ser innovador:  somos seres digitales y, por tanto, debemos abrazar lo digital y procurar siempre que la humanidad se mueva hacia esto.   Se es innovador cuando se es capaz de integrar todos los conocimientos para diseñar una solución que nos permite cambiar patrones y formas de hacer las cosas.

En consecuencia, ser un emprendedor STEM es “ser un artífice de diferentes áreas del conocimiento, de diferentes valores, diferentes destrezas e integrarlos en algo que le permita construir, desarrollar, generar cosas nuevas, generar innovación, cambiar lo que otros hacen, desarrollarse como ser humano, sintetizó Tomas de Camino.  Por lo tanto, es obligatorio hoy contar con las competencias y habilidades para los empleos del futuro que desde ya son espacios de creatividad, retos tecnológicos, colaborativos y de comunicación

Pin It on Pinterest

Share This