El sector de reuniones y convenciones genera alrededor de 280.000 empleos.

Por Xinhua

Representantes del sector de turismo de reuniones y convenciones de Panamá aseguraron hoy que están listos para la reactivación paulatina de la actividad, afectada por las restricciones para impedir la propagación de la COVID-19.

La posición fue plasmada en una conferencia de prensa virtual organizada por la Asociación Panameña de Profesionales en Congresos, Exposiciones y Afines (Appce), en la que los voceros señalaron que se han adoptado protocolos para retomar la dinámica de la actividad de manera segura.

La Appce aglutina a 25 miembros, en representación de los hoteles, organizadores de congresos, medios digitales, empresas armadoras de estructuras de stands, empresas audiovisuales y afines que tienen que ver con la industria de reuniones.

El presidente de la Appce, Luis Martínez, expuso que desde las primeras ruedas informativas sobre la COVID-19 (en marzo pasado) se han realizado reuniones diarias y de diferente tipo, guardando los protocolos, y que han sido importantes para la planificación de diferentes actividades.

Apuntó que las reuniones técnicas son de gran importancia considerando que los hoteles y servicios relacionados, reabrirán próximamente en el país (el 12 de octubre), y que la ocupación de habitaciones en esas instalaciones demorará mucho tiempo en subir a los porcentajes de antes de la pandemia.

Destacó además que el sector de reuniones y convenciones genera alrededor de 280.000 empleos, teniendo en cuenta la actividad en hoteles, aeropuertos y actividades de valor agregado.

Según el gremio, los eventos corporativos no solo representan importantes cifras de empleos directos e indirectos, sino que además representan una derrama económica rentable al sector turismo, comercios, restaurantes y transporte, entre otros.

El presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Panamá (Camtur), Ernesto Orillac, explicó en el encuentro que no hay una apertura para el sector de reuniones y convenciones en Panamá, actividad en la que lo usual en otros países ha sido una reactivación paulatina.

Explicó que hay un proyecto para demostrar que Panamá está listo con todos los protocolos, considerado por la Asociación y apoyado por la Camtur.

Comentó que se han dado actividades preaprobadas por el Ministerio de Salud, y que la idea es poder organizar reuniones pequeñas y que empiecen a crecer.

Consideró además necesario poner en valor (aprovechar en beneficio del sector turismo) del nuevo Centro de Convenciones de Amador, que está en el sector de Amador en la capital panameña y en la etapa final de su edificación, el cual se convertirá en el establecimiento de su tipo más grande del país.

El centro dispondrá de más de 15.000 metros cuadrados para exposiciones y 6.500 metros cuadrados para los banquetes, y los salones podrán dividirse en áreas de 4.000 metros cuadrados, mediante el uso de mamparas, según informó meses atrás la empresa estadounidense SMG, administradora del centro.

Orillac señaló además que en esta coyuntura el sector turismo en Panamá ha dejado de percibir US$12 millones diarios.

El Gobierno de Panamá mantiene un plan de apertura gradual de los sectores económicos del país, sujeto en su desarrollo a la evolución epidemiológica de la COVID-19 en el país, a fin de prevenir un nuevo incremento en el número de contagios.

Pin It on Pinterest

Share This