Los movimientos artísticos de la década de 1920 y los ‘30 marcaron el punto de partida para el director creativo Massimiliano Giornetti.

Por Revista Summa.

Esta temporada Salvatore Ferragamo nos presenta una colección que fluye con lúdicos movimientos y contradicciones elegantes para expresar una franca sensación de alegría. Texturas chocan intencionalmente, volúmenes se superponen, y las mejores telas monotonas se encienden con motivos y colores exuberantes. Las prendas y accesorios resultantes ofrecen una lujosa exploración a través de lo conocido y lo inesperado, creando algo nuevo y optimista.

Los movimientos artísticos de la década de 1920 y los ‘30 marcaron el punto de partida para el director creativo Massimiliano Giornetti, su inherente sentido de libertad y oportunidad refleja el espíritu innovador del fundador Salvatore Ferragamo. Actualizando el estado de ánimo artístico de aquellos tiempos, la colección de Giornetti se construye alrededor del tema de ensamblaje – un mosaico detallado lleno de ideas y experimentación, ejecutado con la confianza que viene con la magistral artesanía italiana.

Formas geométricas representan el núcleo de la colección: el zig-zag es utilizado en múltiples formas, apareciendo en vestidos tejidos y blusas acolchadas de satén, o el sutil acabado de un abrigo de cachemira blanco puro, con bordes angulares que traen a la mente dientes de tiburones que compensan la suavidad de la tela. De hecho, este rechazo a la “coordinación perfecta” trae vitalidad y modernidad a lo largo de la colección: un abrigo altamente estructurado con rayas blancas y negras da un giro irónico con borlas de visón como botones; patinetas caprichosas y trompos estampados sobre camisas de seda sensuales; el rigor de la geometría se alisa hacia fuera con la presencia de telas plisadas en vestidos y capas.

La silueta resultante evoca una mujer aristocrática con una vena rebelde, su femineidad acentuada por correas , su lado femenino se muestra en el forro reversible de las capas y faldas acolchadas. El zig-zag reaparece en el detalle cosido de los botines caleidoscópicos en piel de gamuza y lagarto, mientras que los bolsos reafirman la precisión de la geometría con una gran cantidad de cuadrados, rayas y zig-zags.

Pin It on Pinterest

Share This