Se necesitan un poco más de 1,3 millones de votos para ganar las elecciones presidenciales.

Por CNN Español

Con más de 1.500 centros de votación instalados en todo El Salvador, el país centroamericano participa este domingo de una jornada electoral en el que elegirán al que será su presidente por los próximos cinco años.

Previamente, el Tribunal Supremo Electoral de El Salvador informó tener todo listo para que los más de 5,2 millones de ciudadanos salvadoreños que están convocados para acudir a las urnas puedan hacerlo sin inconveniente alguno.

Salvador Sánchez Cerén, el actual presidente del país centroamericano, invitó a los ciudadanos a participar de forma masiva en los comicios “con entusiasmo”, dijo, “y compromiso patriótico”.

De acuerdo con el Primer Reporte de Monitoreo Electoral 2019 presentado el martes 29, se necesitan un poco más de 1,3 millones de votos para ganar las elecciones presidenciales. El resultado se basa en las tres últimas elecciones presidenciales, en las que el candidato ganador obtuvo como mínimo poco más 1,3 millones para ganar en primera vuelta o agenciarse la victoria en una segunda vuelta. Dicho estudio fue elaborado por Fundaungo, la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, la Universidad Don Bosco y Flacso El Salvador.

Hay cuatro candidatos: Nayib Bukele (GANA), Carlos Calleja (ARENA), Hugo Martínez (FMLN) y Josué Alvarado (VAMOS).

El aspirante a la presidencia por el partidoGran Alianza Por la Unidad Nacional (GANA) Nayib Bukele, podría convertirse en la alternativa que rompa la tradición electoral en El Salvador. Es la primera vez, en los últimos 30 años, que un candidato que no compite por los partidos tradicionales como la Alianza Republicana Nacionalista(ARENA) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y tiene opciones de ganar. El derechista ARENA gobernó El Salvador durante 20 años de manera consecutiva a partir de 1989, mientras que el izquierdista FMLN ha estado al frente del ejecutivo en los últimos dos quinquenios.

El Tribunal Supremo Electoral espera una alta participación en las elecciones presidenciales de 2019, sobre todo de jóvenes, y de esa manera reducir el ausentismo y abstencionismo alcanzado en 2014, que llegó al 48 por ciento de la población apta para votar.

La expectativa del TSE se basa en la movilización que hacen los partidos en contienda, aunque algunas encuestas de opinión han revelado poca confianza y entusiasmo de un sector de la población.

Pin It on Pinterest

Share This