Dio vida a un proyecto recreativo y de descanso único en Guatemala y Centroamérica, donde la imaginación no tiene límites.

POR Rocío Ballestero

Hace 60 años, el Instituto de Recreación de los Trabajadores de la Empresa Privada de Guatemala (IRTRA), organización única en su género, comenzó a gestar una historia de éxito, risas y progreso que impacta muy positivamente al país. Hoy, sigue en curso y permite que millones de personas al año, en especial colaboradores del sector privado y sus familias, disfruten de entretenimiento sano y seguro en seis magníficos parques de diversiones de diferentes tipos y cinco hoteles temáticos.

Sus originales instalaciones no tienen nada que envidiar a las de otros complejos de países desarrollados, gracias a una inversión involucrada en infraestructura y equipamiento que supera los US$32 millones. En ellas los visitantes viven experiencias realmente mágicas, bajo la atención de personal competente, con alto espíritu de servicio y una sonrisa siempre a flor de piel que hacen que todo sea posible y se cumplan sus mayores anhelos. Esto en un derroche de la filosofía corporativa de “felicidar” (felicidad de dar), término que hasta fue acuñado por la Real Academia de la Felicidad, alusivo al estado de satisfacción plena por brindar a otros algo tan bueno, en un ambiente de alegría y diversión sin fin.

Es el fruto de un soñador visionario que creyó en su país y supo forjar alianzas entre los patronos para premiar el esfuerzo diario de su gente, reconociendo el beneficio del descanso de calidad en instalaciones de primer nivel para motivar la productividad y el bienestar integral. Se trata de Ricardo Castillo Sinibaldi, fundador y presidente de la Junta Directiva del IRTRA, ingresado en el Salón de la Fama de la Asociación Internacional de Parques de Atracciones (IAAPA, por sus siglas en inglés) desde el 2010, donde comparte espacio con referentes de la industria como Walt Disney.

“Desde nuestra fundación, hemos recibido a casi 90 millones de visitantes. Este histórico es casi 6 veces la población de todo el país y equivale a llenar más de 3.300 veces el Estadio Mateo Flores. El 60% son afiliados con carnet, pero se ha venido incrementando la llegada de turistas de diversas partes del mundo, quienes se llevan consigo gratas memorias y la esencia de nuestra cultura”, cuenta el industrial.

Además, como apoyo social, desarrolla un programa de recreación escolar que ha permitido el ingreso gratuito y la atención en sus complejos de cinco millones estudiantes de todo el territorio nacional, brindándoles una experiencia inolvidable.

Gestión eficiente, ética y transparente
El IRTRA se ha consolidado como una empresa modelo que nunca descansa. Posee un plan maestro a 15 años, orientado a convertir el área donde se encuentra, Retalhuleu, en un pequeño Orlando, ciudad estadounidense que alberga más de 12 parques temáticos.

Siempre está levantando nuevas obras o haciendo renovaciones y ampliaciones en los parques existentes. El más nuevo, Xejuyup, inaugurado en 2019, está diseñado bajo la mística de la naturaleza. Ofrece un show hípico sin igual, granja, aviario, una laguna donde el visitante puede pescar para cocinar su pescado, piscinas, toboganes y juegos electromecánicos.

Entre las innovaciones recientes destacan también dos atracciones en el área internacional. Una es “La Girandola”, juego electromecánico que tiene dos movimientos de rotación (entre brazos y sobre su propio eje), ubicado en la plaza Italia. La otra es “Trenópolis”, que cuenta con una colección de trenes a diferentes escalas, con recorridos por distintas representaciones de ciudades y paisajes. Adicionalmente, el IRTRA genera empleo de calidad para más de 4.400 personas (la mayoría de los departamentos de Retalhuleu, Suchitepéquez y Quetzaltenango), aporta al crecimiento socioeconómico nacional y ha propiciado mejoras en el transporte público y las vías de acceso a la zona.

El progreso del comercio local evidencia su influencia, con más de 300 proveedores beneficiados por compras anuales que superan los 60 millones de quetzales (unos US$7,7 millones). Por si fuera poco, ha impulsado el turismo, local y extranjero. De hecho, el sector cercano a los parques de Retalhuleu pasó de tener cinco hoteles con 165 habitaciones a 38, con una oferta de más de 800 habitaciones.

¿Cómo nació la idea?

Castillo Sinibaldi siempre piensa en grande, pero ahora, al volver a ver hacia atrás, se percata de lo atrevido que ha sido, se enorgullece del camino escogido y de contar con talento local y absoluto compromiso por parte del equipo para el éxito de las operaciones, que crecen de forma sostenida e insospechada. Al amparo de valores como la honradez, la amabilidad y la responsabilidad, han ganado prestigio global.

“Desde pequeño fui feliz en las ferias de barrio y cuando viajaba me gustaba visitar los parques de diversiones en las distintas ciudades. Pasé mi luna de miel en Los Ángeles y conocí Disneyland, que recién se había inaugurado. Extasiado pensé: ¿Cuándo podremos tener algo como esto en Guatemala? Luego, cuando fui nombrado director del IRTRA hacía siempre muchas sugerencias para llevar la recreación a ese nivel; finalmente, ya electo presidente, hice el sueño realidad”, reconoce.

La meta actual es lograr que su legado perdure toda la vida, haciendo una cuidadosa selección de líderes y personal capaces de continuar con la visión y la mística de trabajo que han caracterizado al IRTRA a lo largo de su historia.

Planes sin fin

Todas las obras del IRTRA han sido hechas por talento 100% guatemalteco. La institución posee su propio departamento de Creatividad, Diseño y Construcción, integrado por diseñadores, arquitectos y otros profesionales que nunca han requerido del apoyo de firmas extranjeras para desarrollar la infraestructura y atracciones de sus parques y complejos hoteleros, posicionados entre los mejores del mundo.

“Operar con eficiencia implicó volvernos autosuficientes en diferentes servicios. Por ejemplo, tenemos nuestros propios talleres de carpintería, herrería, mecánica, fibra de vidrio y pintura; disponemos de una subestación de energía eléctrica con capacidad para facilitar 10 megavatios y de 8 pozos para el abastecimiento de agua que mantienen un flujo de 4.200 galones por minuto”, detalla el industrial.

También tiene dos fábricas de hielo y máquinas despachadoras (produce en total de 3,5 millones de libras al año para el consumo interno), lavandería (limpia 6 millones de libras de ropa al año) y una panadería que surte 2 millones de porciones al año.

La historia feliz sigue creciendo

Desde junio de este año, la aerolínea guatemalteca TAG Airlines inauguró vuelos diarios a Retalhuleu, fruto de un esfuerzo en conjunto con el IRTRA. Para don Ricardo Castillo Sinibaldi, es otro logro relevante porque permitirá potenciar el destino y facilitar conexiones para atraer a un mayor número de visitantes de Centroamérica, especialmente de El Salvador, Honduras, Costa Rica y varias ciudades de México.

7 valores en la misión del IRTRA

1 Impulsar el desarrollo de Guatemala y la comunidad donde opera.

2  Propiciar el descanso y sano esparcimiento de las personas, en ambientes seguros, higiénicos y en armonía con la naturaleza.

3  Brindar un servicio de excelencia, cortés y hospitalario.

4  Contribuir con el turismo local y extranjero.

5  Desarrollar colaboradores dispuestos a trabajar con la convicción de ofrecer “felicidar” a los visitantes y huéspedes.

6  Integridad en el manejo de los recursos.

7  Velar por la seguridad en las instalaciones y juegos.

Los mejores atributos de líder

  • Conocimiento relacionado a su función.
  • Ser muy firme en las decisiones.
  • Ver el beneficio común en todo lo que se hace.
  • Visión de hacia donde quiere ir.
  • Creatividad para lograr llegar a soluciones por diversos caminos y conformar equipos de trabajo capaces de convertir sueños en realidad.

Pin It on Pinterest

Share This