El brexit no impactará las relaciones entre las partes ya que en 2018 firmaron un acuerdo que mantendrá el flujo de intercambio de bienes y servicios.

Por Carolina Barrantes

La salida del Reino Unido de la Unión Europea abrió las puertas para que esa nación fortalezca los nexos comerciales que tiene con América Central, los cuales representaron más de US$1.291 millones en 2018 (incluyendo el valor de bienes y servicios).

El monto equivale apenas al 0,1% del comercio total de la nación británica, sin embargo, líderes y expertos en el tema están convencidos de la existencia de grandes oportunidades de crecimiento en ambas direcciones que se pueden aprovechar.

Muestra de ello, todas las partes firmaron el 18 de julio del año pa- sado un Acuerdo de Asociación para impulsar mayores lazos comerciales y proveer un marco para la cooperación y el desarrollo en asuntos importantes, como el medio ambiente y los derechos humanos, entre otros.

“Nuestra salida de la Unión Europea significa que podemos enfocar- nos en consolidar vínculos con otros socios internacionales. Siendo la quinta economía más grande del mundo y el quinto exportador más importante a nivel global, estamos listos y dispuestos a profundizar lazos con nuestros socios en América Central”, confirma Ross Denny, embajador británico en Costa Rica.

El nuevo pacto, que entrará en vigor el 1 de enero de 2021, asegura un acceso preferencial bilateral continuo entre los mercados. Por ejemplo, facilitará el comercio libre de aranceles a productos industriales, junto con la liberalización de comer- cio de productos alimenticios agrícolas y productos pesqueros. De esa forma los consumidores en el Reino Unido continuarán beneficiándose de precios bajos en productos importados des- de la región, como camarones de Honduras y frutas de Costa Rica. Por el lado de América Central, las personas seguirán aprovechando aranceles bajos en productos como bebidas y automóviles producidos en la nación europea.

Mientras tanto, este 2020 las relaciones entre ambos bloques seguirán regidas por el acuerdo comercial que actualmente existe entre la Unión Europea y América Central.

Visión positiva

El Reino Unido ha firmado o pactado cerca de 13 acuerdos de continuidad comercial con 38 países, incluyendo algunos de sus más grandes socios comerciales. El alcanzado con la región representa un paso muy importante para los 6 países del Istmo, porque garantiza la conservación de condiciones preferenciales.

“Los gobiernos de Centroamérica y Panamá han hecho un muy buen trabajo, logrando la seguridad jurídica necesaria para garantizar que el comercio de nuestra región continúe sin mayores problemas. Lo que hace el nuevo acuerdo es interpretar que las disposiciones del anterior”, comenta Carolina Palma, abogada especialista en Comercio y Aduanas de la firma EY Law.

“Reino Unido está pasando por un momento complicado en su política interna. Lo ideal es que, a pesar de lo convulso del panorama, el comercio pueda continuar fluyendo hacia el resto del mundo. Ese país tomó una decisión democrática de salir de la Unión Europea, pero ello no debe implicar dañar las relaciones comerciales o políticas con otras regiones, sino más bien reforzarlas”, añade la experta. Para Daniel Suchar, analista de Finanzas Internacionales y director de Relaciones Empresariales de la Universidad Latina de Costa Rica, el Brexit, como se le conoce a la salida del Reino Unido de la UE, no tuvo ni tendrá un gran impacto porque fue una situación que se anunció y negoció con mucho tiempo de anticipación.

“Dio tiempo a las personas de asimilar el hecho y pensar en soluciones comerciales para no interrumpir el intercambio de bienes y servicios. Muchos de nuestros países exportan al Reino Unido y con el nuevo acuerdo no deberíamos de ver ningún impacto a corto plazo por el tema”, explica Suchar.

Pin It on Pinterest

Share This