El proveedor de telecomunicaciones chino Huawei espera producir y vender sus equipos de red 5G en todo el mundo.

Por Revista Summa

Las nuevas redes inalámbricas 5G cambiarán el mundo. Las nuevas aplicaciones interconectadas revolucionarán los negocios, mejorarán la infraestructura y transformarán las comunicaciones personales.

Estas nuevas aplicaciones serán fundamentales para nuestras vidas, por lo que mantener la seguridad de todos estos datos es más importante que nunca.

Pero, ¿cómo puede usted protegerse contra las violaciones de su privacidad? ¿Qué hay de los secretos comerciales robados y de la vital infraestructura interrumpida? Como con todo lo demás en la sociedad moderna, usted necesita poder confiar en su compañía de telecomunicaciones.

¿Qué significa confiar en una empresa de telecomunicaciones?

Los consumidores necesitan poder confiar en que su proveedor de 5G mantendrá sus datos seguros y proporcionará un servicio ininterrumpido. Esto es más que una cuestión técnica.

En una reciente llamada con la prensa, Robert Strayer, diplomático jefe del Departamento de Estado para Asuntos de Ciberseguridad, explicó la importancia de que los usuarios sepan que su compañía de telecomunicaciones 5G “no puede estar comprometida por un gobierno extranjero y pidió que se tomen medidas para reducir el nivel de autorización de [sus] programas informáticos ‘software’ y microprogramas integrados ‘firmware’”.

Los consumidores están acostumbrados a recibir constantemente actualizaciones de equipos computacionales ‘hardware’ y programas informáticos de sus compañías de telecomunicaciones. Pero, ¿qué hay en esas actualizaciones? Strayer explicó que la evaluación de una versión como segura no significa que una compañía de telecomunicaciones no vaya a instalar posteriormente una versión que pudiera estar comprometida.

Respecto a las empresas de telecomunicaciones con sede en países occidentales, los consumidores disponen de recursos y protecciones legales contra las filtraciones de datos. Pero los consumidores no cuentan con tales protecciones ante las compañías de telecomunicaciones con sede en China.

Por supuesto, toda empresa afirma que nunca se verá comprometida. Esta es la razón por la que los países que están pensando en comprar redes 5G deberían evaluar a los proveedores basándose en factores objetivos. Strayer planteó estas preguntas para consideración:

  • ¿Tiene la empresa su sede en un país en el que existe un estado de derecho y un poder judicial independiente? Esto demuestra si una empresa puede resistir la presión para comprometer su red.
  • ¿Tiene la empresa una estructura de propiedad transparente? Esto garantiza que los consumidores sepan quién está tomando realmente las decisiones, especialmente si una empresa está controlada parcial o totalmente por una potencia extranjera.
  • ¿Tiene la empresa un historial de comportamiento ético? Los resultados obtenidos en el pasado son la mejor manera de determinar si los consumidores pueden confiar en las afirmaciones de una empresa de que sus redes no estarán comprometidas.

¿Es la empresa Huawei digna de confianza?

Huawei espera producir y vender sus equipos de red 5G en todo el mundo. Sin embargo, hay razones claras para que los países y los consumidores actúen con cautela.

Huawei tiene su sede en China, un país sin un poder judicial independiente ni un estado de derecho aplicable. China incluso tiene una ley que exige que las empresas ayuden al gobierno a espiar. Eso significa que no hay manera de reclamar al gobierno chino si ordena a una empresa espiar o robar.

Además, Huawei también tiene una historia de violaciones éticas, incluyendo el robo de secretos de sus competidores.

“Hay un largo historial de robos de propiedad intelectual por parte de Huawei y de violaciones de las leyes de corrupción en todo el mundo”, dijo Strayer. Cuando se trata de la 5G, Estados Unidos y sus aliados “necesitan asegurarse de que sólo tengamos proveedores de confianza en las redes 5G”.

Pin It on Pinterest

Share This