Bajo la estrategia de resolución de conflictos están la mediación y la conciliación.

Por Revista Summa

Ante la pandemia del Covid-19, algunas empresas han tomado la decisión de suspender contratos laborales, reducir jornadas, paralizar proyectos de construcción y dar plazos para el pago de alquileres, lo que significa en algunos casos un problema para terceros.

Según el director del área de litigio de la firma Sfera, José Shroeder, en todos los casos de conflictos comerciales, civiles y laborales (excepto en lo relacionado con el pago de aguinaldo y vacaciones) se puede recurrir a la resolución alterna de conflictos, por lo que se sugiere siempre que las empresas hablen con sus proveedores, empleados y clientes de forma proactiva. Lo mismo en el caso de propietarios e inquilinos para que abran un canal de comunicación y traten de negociar un buen arreglo.

Es importante, identificar la causa del conflicto laboral, dejar que ambas partes se expliquen, conseguir un acuerdo entre ambas partes, determinar un plan de acción con su seguimiento, trabajar la cultura de empresa y los valores de los colaboradores.

Bajo la estrategia de resolución de conflictos están la mediación y la conciliación. Ambos métodos de resolución se diferencian en un punto clave, el conciliador es un amable componedor que sirve para escuchar y procurar que la comunicación se dé bajo principios de respeto, mientras que el mediador supone una participación más activa que incluye la proposición incluso de opciones de solución, los dos son garantes de ley y deben promover acuerdos al margen de la ley.

Entonces se recomienda la conciliación cuando hay un acuerdo más encaminado y la relación entre las partes permita una comunicación más o menos fluida y se tienen propuesta de solución y una mediación cuando se sabe se va a necesitar una participación más activa de este tercer componedor porque las partes están más distanciadas y necesitarán ayuda buscando un punto de encuentro para sus diferencias.

“Considerando la situación actual, la rapidez e inmediatez que promueven estos mecanismos de resolución de conflictos resulta de especial importancia, ya que, otros foros de atención de conflictos estarán cerrados o con atención al público limitada y cuando vuelvan a la normalidad – que no será en un corto plazo – es muy probable que la mora y la sobresaturación por reclamos sean característicos, entonces, buscar otras vías como esta no debe ver como alterna sino incluso como principal, claro, cuando el conflicto lo permita, agregó Shroeder. 

Eso sí, no todo conflicto es conciliable o mediable, hay entender que cuando las posiciones son muy rígidas, las expectativas muy infladas o la contraparte en extremo confrontantiva, es probable que estas vías no sean una opción, porque ambas descansan en la voluntad de las partes de someterse a ellas.

Pin It on Pinterest

Share This