La transnacional está dispuesta a licitar como proveedor de combustible para el megaproyecto de Nicaragua.

Por El Nuevo Diario 

Puma Energy, la multinacional que controla el 33% del mercado de la distribución de combustibles en Nicaragua, observa con interés la evolución de la construcción del Canal Interoceánico, porque aspira a participar en la licitación para proveer el combustible que se requerirá durante las etapas de edificación de la hidrovía, tomando en consideración que en la actualidad provee al consorcio que amplía la ruta canalera en Panamá.

Rodrigo Zavala, presidente de Operaciones para las Américas de Puma Energy, dijo que están “siguiendo de cerca” los inicios de la construcción del Canal, cuyo valor está estimado en US$50.000 millones y tendrá una longitud de 238 kilómetros.

“La construcción sin duda va a generar más demanda de combustible para el país, y así como nosotros en Panamá, con la expansión del Canal, somos los proveedores del Consorcio Grupos Unidos por el Canal, cuando se dé la construcción querríamos ser los proveedores de combustible”, dijo Zavala al término de una presentación sobre las últimas inversiones de esa empresa en la terminal de Bayamón, en San Juan, Puerto Rico.

Puma Energy, con presencia en 45 países, ganó la licitación para proveer de combustible al Consorcio Grupo Unidos por el Canal, que está construyendo un tercer juego de esclusas en Panamá. La construcción permitirá que por allí transiten buques Post-Panamax y está prevista a concluir en 2016.

En el caso de Nicaragua, información oficial proporcionada por la concesionaria HKND en Managua en julio de 2014, cuando se presentó por primera vez la ruta, indica que para la construcción del Canal Interoceánico nicaragüense se necesitaría de 5,2 millones de toneladas de combustible, 4,4 millones de toneladas de acero y 149 millones de toneladas de arena y de piedra, entre otros materiales.

Zavala valora que aunque se han hecho estimaciones del consumo previsto cuando inicien las obras, “todavía hay muchas incertezas”.

Es necesario, dijo, conocer finalmente y con exactitud “cuál va a ser la traza” porque “en definitiva el combustible se necesita para hacer el movimiento de tierra” y “hasta que no esté definido eso, es difícil estimar el consumo final”. En todo caso, insistió que en “cualquiera de las trazas posibles, el consumo será significativo”.

Consumo aumentaría

El estudio técnico “La transformación de América latina”, elaborado por Ben Combes y Rose Ferrer, de Llewelyn Consulting, encargado por Puma Energy, revela que entre 2013 y 2020 la demanda de petróleo en América Latina crecerá alrededor de 7%, de 5,7 millones de barriles diarios a 6,1 millones de barriles diarios.

Asimismo, los especialistas estiman que entre 2013 y 2035 la demanda de petróleo global “habrá crecido en 14%, la de los países no miembros de la OECD (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) en 45%, la de América Latina en 21%, y la de la OECD, por el contrario, que haya caído en 20%”.

Inversión en gasolineras

Puma Energy ha aumentado en 10% la cantidad de estaciones de servicio en Nicaragua, de 41 a 44, lo que a criterio de Zavala “es un crecimiento importante”, sobre todo si se analiza desde “la proporción, el tamaño de Nicaragua” y las “estrictas reglamentaciones” vigentes en este país.

“Lo que ha crecido mucho es la reputación de Puma después de la compra de los activos de Esso. Hoy tenemos una reputación como proveedor de combustible confiable de productos de calidad”, agregó.

Zavala indicó que en Nicaragua “estamos invirtiendo en la refinería y en la terminal para poder recibir productos terminados, porque muchas veces la necesidad de productos terminados es mayor que la capacidad de refinación”. El funcionario no precisó los montos.

Pin It on Pinterest

Share This