Es importante tener también en cuenta qué función cognitiva se quiere ejercitar.

Por Revista Summa

Las funciones cognitivas son aquellos procesos mentales que nos permiten realizar cualquier tarea que tenga que ver con la recepción, el procesamiento y la elaboración de información. Entre ellas, se encuentran la memoria, la comprensión,
la atención y el lenguaje, y todas ellas pueden trabajarse y mejorarse si ejercitamos nuestro cerebro. Para hacerlo, podemos recurrir al aprendizaje de cosas nuevas, la lectura, hacer puzles o, simplemente, jugar con nuestro teléfono móvil.

El poder del juego

Sí, los juegos también te pueden ayudar a desarrollar tu agilidad mental. Además de preocuparnos para tener un estilo de vida saludable, comer sano y hacer ejercicio, es fundamental tener una buena salud mental, y eso también pasa por asegurarnos de que ejercitamos nuestro cerebro. Hacerlo nos permitirá activar zonas cerebrales que no utilizamos a menudo y estimular todos nuestros sentidos. Esa gimnasia mental hará que el cerebro funcione correctamente y atrasará su envejecimiento.

Aunque no parece que todos los expertos se pongan de acuerdo, lo cierto es que, en 2014, un grupo de profesionales afirmaron que “existen evidencias que muestran que los regímenes de entrenamiento cognitivo pueden mejorar significativamente la función cognitiva”. Esta afirmación fue refutada por científicos de universidades como la de Cambridge, que afirmaron que ciertos juegos sí que pueden ayudar a mantener esas capacidades cognitivas, aunque no hacen milagros.

Otro estudio de la Universidad de Londres analizó la experiencia de varias personas con juegos como Los Sims y determinaron que aumentó su flexibilidad cognitiva, es decir, su capacidad de adaptarse a los cambios. Los videojuegos también han demostrado ser una “posible terapia” para pacientes que sufren enfermedades como la esquizofrenia o el estrés postraumático, además de ayudarte a mantenerte joven.

En este último caso, era gracias a un juego de conducción y no a los crucigramas.

¿Qué juego favorece más el desarrollo de la agilidad mental?

En el mismo artículo de El Diario al que hemos enlazado anteriormente, el neurólogo Ángel Martín afirma que el mejor juego para ejercitar la mente es aquel que vamos a poder aplicar en nuestra vida diaria. No tendrá ningún sentido, según él, aprender a jugar al ajedrez si nunca lo has hecho antes. En cambio, si es un juego al que solías jugar antes de perder ciertas funciones cognitivas, puede ayudar a reforzar y evitar que ese envejecimiento se agudice en poco tiempo.

Por otro lado, es importante tener también en cuenta qué función cognitiva se quiere ejercitar. Existen juegos de inteligencia mental que pondrán a prueba tu lógica, tus habilidades matemáticas, tu creatividad o tu percepción de la realidad. Los mejores juegos para los jóvenes (y no tan jóvenes) serán los que te presenten retos, te obliguen a concentrarte para encontrar una solución rápidamente.

Los mejores juegos para ejercitar tu mente

Existen muchos juegos chulos que nos ayudarán a hacer gimnasia mental:

  1. Puzles: Lo hemos mencionado antes, pero los puzles son uno de los mejores entrenamientos para agilizar tu mente. Además de ser muy divertidos y de gustar a toda la familia, te permitirán ejercitar tus habilidades manipulativas y visuoespaciales. Cuantas más piezas tenga el puzle, más aumentará su dificultad y más estarás ejercitando también tu cerebro. Será aún más complicado el Rubik.
  2. Ajedrez: También lo hemos citado anteriormente. Y aunque quizás no sea el ideal para aquellos que aún no han aprendido a jugar, sí que resultará una buena práctica para los que ya conocen sus reglas. El ajedrez es uno de los juegos que requiere más concentración, además de poner a prueba otras habilidades como la capacidad de prever los posibles escenarios y anticipar los movimientos del adversario.
  3. Sudoku: El sudoku se ha convertido en uno de los juegos más populares. Lo encontrarás en los periódicos y revistas, pero también podrás descargarte una aplicación en tu móvil para ejercitar tu cerebro en cualquier momento del día.
    Practicarás habilidades como la planificación, la percepción espacial, la inhibición, la memoria, la atención focalizada y la flexibilidad cognitiva.
  4. Juegos de parejas: Los memoramas son unos juegos centrados sobre todo a trabajar la memoria visuoespacial. Como sabrás, este entretenimiento consiste en tener que encontrar dos cartas iguales colocadas boca abajo. Deberás ir descubriéndolas de dos en dos y recordar a qué imagen corresponde cada una para poder encontrar, en cada turno, las parejas.
  1. Adivinanzas y jeroglíficos: Aunque a algunos les puede parecer un juego de niños y niñas, lo cierto es que las adivinanzas pueden llegar a ser muy complicadas. En ocasiones, te pasarás horas y horas pensando la respuesta antes de encontrarla. También con los jeroglíficos podrás practicar tu lógica y creatividad, incluso aunque no consigas dar con la solución.

Es hora de jugar

Los juegos pueden parecer un entretenimiento para los más pequeños y, aunque en gran parte es así, eso no significa que al mismo tiempo también los críos estén aprendiendo nuevas habilidades cognitivas. Los adultos podemos beneficiarnos de lo mismo y reforzar aquella agilidad mental que hemos ido adquiriendo con los años. Incluso en entornos más serios como el laboral, jugar a uno de estos juegos puede utilizarse para despertar cierta destreza en el equipo de trabajo.

Pin It on Pinterest

Share This