La iniciativa busca acompañar a las asociaciones de papaya y miel en el Pacífico Central para que puedan crear negocios más competitivos

Por Revista Summa

Un grupo de 130 productores del Pacífico Central de Costa Rica buscará seducir al mercado y mejorar sus ingresos con el desarrollo de novedosos productos como jarabes reconstituyentes, cremas humectantes y mermeladas, hechos a base de papaya y miel de abeja y otros productos derivados de la colmena.

Como parte del programa Alcanzando Escala, de la Fundación Costa Rica-Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA), el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y la iniciativa gubernamental Tejiendo Desarrollo,  productores de 6 asociaciones de papaya y de productos derivados de la colmena se beneficiarían de capacitación en técnicas de investigación y desarrollo, que les permitirán diferenciar productos primarios que suelen vender sin valor agregado y hacerlos más competitivos.

En el proyecto, el cual se desarrolla en el marco del programa Alcanzando Escala, participan como socios estratégicos la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), conjuntamente con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio de Costa Rica (MEIC).

Innovación y competitividad

De acuerdo con Jorge Mario Martínez, Jefe de la Unidad de Comercio Internacional e Industria de la CEPAL, la iniciativa busca acompañar a las asociaciones de papaya y miel en el Pacífico Central para que puedan crear negocios más competitivos, a través de nuevas aplicaciones para los productos.

“Costa Rica compite a nivel mundial con productores mucho más baratos en papaya y miel. La única forma de competir con ellos y generar más ingresos y calidad de vida para los productores nacionales es sofisticando el producto y aumentando su valor agregado. La idea con este proyecto, que se desarrolla como parte el programa Alcanzando Escala, es contar con productos diferentes y novedosos, mucho más atractivos para el mercado”, apuntó Martínez.

Entre los productos que podrían ser desarrollados por los emprendedores en una primera etapa están jarabes reconstituyentes, cremas humectantes y cicatrizantes a base de miel y otros productos de la colmena y el escabeche, picadillo, jugo, jaleas y mermeladas a base de papaya.

Como parte del proceso de generación de valor agregado, cada emprendedor recibirá capacitación en aspectos científico-tecnológicos con alguna institución
pública o académica, entre las que están la Facultad de Farmacia de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), el Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales (CINAT) de la Universidad Nacional (UNA), el Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) y el Centro de Investigaciones en Productos Naturales (CIPRONA) entre otros. El MEIC se encargará de coordinar acciones, con los distintos actores.

“Lo que queremos es darles a los productores las herramientas para que puedan desarrollar productos más atractivos y por los que las personas estén dispuestas a pagar más. ¿Cómo lo hacemos? Dándoles el conocimiento y las técnicas necesarias para ello. La capacitación que brindarán estas instituciones públicas abarca aspectos como investigación y desarrollo, procesos de industrialización tecnificados y eficientes, análisis potencial de mercado y encadenamientos, empaque, inocuidad y manejo de químicos y preservantes, entre otros”, señaló Michelle Coffey, Delegada Ejecutiva y de Programas de la Fundación CRUSA.

Durante una etapa más avanzada del proyecto, en el segundo semestre de 2017, se trabajará con incubadoras de pymes, para desarrollar una estrategia de negocios y mercadeo y apoyar a los productores en la formalización de sus emprendimientos. Se espera que parte de los productores puedan dar a conocer sus productos al público en una feria, en el mes de septiembre.

 

Pin It on Pinterest

Share This