El mercado global de la animación digital tiene un valor de US$270.000 millones a 2018 y proyecta un crecimiento promedio del 4% a 2022.

Por Revista Summa

El estudio “Animación digital en Chile: caracterización del sector y potencial de coproducción”, realizado por la Promotora del Comercio Exterior (PROCOMER), reveló potencial para que Costa Rica realice acuerdos y producciones conjuntas con los estudios chilenos.

Las oportunidades detectadas en el informe están enfocadas en el interés de los estudios de animación de Chile por vincular talento humano costarricense a sus proyectos; tercerizar algunos servicios especializados como rigging, modelado 3D, motion graphics, etc.; contar con un socio comercial o plataforma más cercana al mercado norteamericano; y explorar nuevas propuestas conceptuales de valor para la generación de contenido.

“El mercado global de la animación digital tiene un valor de US$270 mil millones al 2018 y se proyecta un crecimiento promedio del 4% al 2022; donde el streaming, la demanda de efectos visuales en la industria fílmica y un mayor acceso a contenido de la población infantil, representan los principales dinamizadores. Esto aunado al interés de los estudios chilenos por establecer alianzas con los costarricenses, abre mayores oportunidades para que este sector continúe creciendo e internacionalizando sus servicios”, afirmó Marta Esquivel, Directora de Inteligencia Comercial de PROCOMER.

Según el estudio, en Chile este sector genera unos US$75 millones para la economía y está compuesto por más de 35 estudios de animación, algunos concentrados en brindar servicios para la industria publicitaria, así como un grupo importante orientado a la generación de propiedad intelectual, con tamaños y antigüedad similares a los estudios costarricenses.

De acuerdo con la Directora de Inteligencia Comercial, se evidencia que la animación digital chilena está en una de sus etapas más dinámicas en términos de coproducción internacional con países como Argentina, Brasil, Colombia y Perú; en el desarrollo técnico-creativo del talento humano, impulsado por una mayor oferta académica; la disponibilidad de financiamiento estatal; así como la internacionalización de sus producciones, gracias a la colocación de series animadas en plataformas de distribución masiva y la constante participación en ferias especializadas en el exterior.

Al respecto, Esquivel agregó que, el caso de Chile es muy interesante porque la madurez de su sector se debe a variables que Costa Rica ya está aplicando, y confirma que el país va por buen camino, ya que existe una estrategia de promoción comercial consistente para el sector. Sin embargo, señala, “tenemos el reto de no contar con un acuerdo de coproducción audiovisual con Chile, lo cual dificulta, pero no impide la coproducción entre ambos mercados, por lo que estaremos promoviendo un proceso de articulación entre el Ministerio de Cultura nuestro y con las autoridades chilenas correspondientes para explorar el desarrollo de este instrumento”.

Adicionalmente, la Oficina de Promoción Comercial de PROCOMER en Chile también desarrolla acciones para promover la coproducción entre ambos países, por ejemplo, mediante la presentación del sector de animación costarricense al ecosistema chileno; atracción de estos estudios a la rueda de negocios del Costa Rica Services Summit que se realizará en febrero de 2020, así como apoyar la participación nacional en eventos chilenos especializados en animación digital.

Pin It on Pinterest

Share This