Se encuentran retos y barreras para el desarrollo de cadena de valor basada en uso de principios bioactivos.

Por Revista Summa

Con el objetivo de identificar y analizar los requerimientos, retos y avances del sector público y privado del país para aprovechar el potencial de los principios bioactivos, la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER) realizó una investigación que determinó que, para el desarrollo y comercialización de alimentos que incluyan como insumo los recursos de la biodiversidad que cuenten con respaldo científico de sus propiedades beneficiosas para la salud, se requieren fuertes capacidades en investigación y desarrollo (I + D) y know how científico, así como, habilidades de mercadeo y comercialización para el posicionamiento de la oferta, lo cual son capacidades que no siempre se encuentran dentro de un mismo sector.

Lo anterior revela que, para aprovechar el potencial del país en este campo, se requiere promover el desarrollo de un ecosistema y la articulación de diferentes sectores involucrados (academia, gobierno y empresas) para el aprovechamiento de sus diferentes capacidades y generar mecanismos de transferencia de conocimiento.

Los principios bioactivos son los componentes bioquímicos presentes en frutas, vegetales, plantas, y otros de fuente animal, que tienen propiedades biológicas con potencial para controlar y prevenir enfermedades y son utilizados como insumos por múltiples industrias, entre ellas los alimentos funcionales, nutraceúticos, industria cosmética y suplementos. Actualmente, existe un gran interés por el descubrimiento de nuevos ingredientes y moléculas con propiedades comprobadas para la salud y bienestar.

“La utilización de principios bioactivos ofrece potenciales oportunidades para una amplia variedad de productos y sectores, que van desde las formulaciones simples con adición de ingredientes naturales, que requieren investigación básica, hasta el surgimiento de la nutrición personalizada, donde se requiere estados más avanzados de investigación y tecnología, y por lo tanto, exige el desarrollo de un ecosistema que promueva la I+D+i que permita generar valor agregado y valor científico a esta oferta”, afirmó Marta Esquivel, Directora de Inteligencia Comercial de PROCOMER.

El estudio de PROCOMER determinó que el mercado mundial por la venta de bioactivos en 2021 alcanzó un valor estimado en $36.962 millones con una expectativa de crecimiento anual promedio entre 2021 y 2028 de un 8%. Algunos factores dinamizadores de este sector son las tendencias relacionadas con la priorización de la salud preventiva, la seguridad alimentaria, el cambio climático, entre otras.

Por su parte, los mercados de mayor venta en 2021 son Asia (39%), América del Norte (29%) y Europa (21%). Mientras que, en el 2020, los sectores o segmentos con un mayor uso comercial de los principios bioactivos fueron: alimentos funcionales (27%), nutrición animal (20%), cuidado personal (17%) suplementos en diferentes presentaciones (28%) y otros (8%).

Dentro de las principales fortalezas del país se encuentra contar con un marco normativo e institucional sólido en materia de acceso a recursos genéticos respaldado por la Ley de Biodiversidad y la creación de la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad (CONAGEBIO) en 1998. El cumplimiento de esta regulación garantiza el uso idóneo y respetuoso de la biodiversidad, mediante el otorgamiento de permisos de acceso para realizar actividades de investigación básica, bioprospección y aprovechamiento comercial. Asimismo, el país cuenta con un sector académico sólido con la capacidad y tecnología para darle respaldo científico al desarrollo de una cadena de valor basada en la utilización de principios bioactivos.

Cindy Medaglia, Analista económica de PROCOMER a cargo del estudio, mencionó que, para aprovechar el potencial del país se deben superar varios retos, entre ellos:

  • Simplificación y facilitación de trámites, principalmente aquellos relacionados con el otorgamiento de permisos de acceso. Esto es clave para generar incentivos para la I+D, la vinculación del sector privado y la repartición justa y equitativa de los beneficios.
  • Fomentar los procesos de I+D+i de forma transversal a toda la cadena y promover la articulación de los diferentes sectores (empresas, academia y entes rectores).
  • Definir una estrategia interinstitucional con visión de largo plazo que apunte a diferentes usos de principios bioactivos, la cual debe incluir el estímulo de segmentos donde actualmente existan las condiciones productivas, las barreras de entrada sean menores, y el potencial del mercado sea alto, esto sin dejar de generar nuevas opciones que apunten al desarrollo de un ecosistema que permita el escalamiento hacia eslabones de alto valor. Esto permitiría monetizar y aprovechar las oportunidades en diferentes plazos y segmentos.
  • Generar incentivos para promover el cumplimiento de las regulaciones relacionadas con el acceso a recursos genéticos es tan importante como el control y monitoreo, por lo que es necesario generar un ecosistema que permita que las empresas que invierten y apuestan por el adecuado cumplimiento de las normativas, puedan tener acceso a incentivos y tratamientos preferenciales (acceso a financiamiento, fondos de cooperación, simplificación de trámites, etc.)
  • Trabajar en el desarrollo de mecanismos de financiamiento y capital de riesgo para las empresas que incursionen en la utilización de principios bioactivos, principalmente en etapas tempranas, donde los niveles de riesgo para la investigación suelen ser muy altos.
  • Impulsar alianzas con empresas tractoras (empresas ya instaladas o la atracción de nueva IED) para la aceleración de la industria, el fomento de los encadenamientos y desarrollo de know how así como el aprovechamiento de la diáspora científica de Costa Rica.

Pin It on Pinterest

Share This