Donaciones de más de 800 costarricenses ayudaron a la compra de algunos de las unidades del satélite

Por Revista Summa

La Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE), da el banderazo de salida para la fase de revisión y pruebas del primer satélite centroamericano, al entregar oficialmente los componentes del Proyecto Irazú al Tecnológico de Costa Rica (TEC), institución que tendrá a cargo las actividades de desarrollo de satélite.

La inversión en la compra de los dispositivos se llevó a cabo gracias a la exitosa campaña de recolección de fondos realizada durante el 2016, que contó con las donaciones de más de 800 costarricenses, así como el patrocinio de importantes compañías como Ernst & Young, Grupo Purdy Motor, Comunicación Corporativa Ketchum (CCK), Zona Franca Coyol y sus instalaciones de MOOG Medical.

Carlos Alvarado, presidente de ACAE, señala su complacencia con el inicio de esta nueva etapa. “Para ACAE este es un momento muy emocionante. Este es el resultado de siete años de trabajo arduo desarrollando las condiciones para hacer realidad este proyecto y sumando los mejores aliados a la iniciativa. Estamos demostrando que el talento costarricense tiene el nivel técnico y profesional requerido para participar en los altos niveles de la cadena de valor de la industria aeroespacial global, así como una muestra del compromiso por parte de todos los actores del país, para continuar promoviendo el desarrollo del sector aeroespacial en Costa Rica.  Este es el inicio de un proceso histórico para nuestro país y Centroamérica, nosotros queremos desarrollar tecnología espacial para promover la paz y crear prosperidad en el mundo”, detalla Alvarado.

Luis Diego Monge, gerente de proyecto de ACAE, explica que, con esta entrega, se empieza una de las etapas más complejas y cruciales del proyecto, la cual tiene como fin el realizar todas las actividades de desarrollo de cada uno de los componentes, para que el satélite funcione correctamente en el espacio.

“En ACAE estamos muy entusiasmados de hacer la entrega oficial de los componentes al TEC, quienes, gracias al talento nacional de un equipo conformado por 15 profesionales y estudiantes de la institución, realizarán todo el trabajo necesario para asegurarnos un perfecto funcionamiento de cada componente y así después proceder con el ensamblaje del satélite, en un cuarto limpio en Zona Franca Coyol”, afirma Monge.

Las unidades que constituyen el satélite que se podrán a prueba son los páneles solares, la computadora a bordo (OBC), el sistema de comunicación y el sistema de potencia; mismos que ya han sido analizados previamente por la empresa GOMspace, desarrolladora de los componentes. Esta compañía danesa, ha suministrado equipo a otros proyectos espaciales de agencias como European Space Agency.

Etapas de desarrollo

Adolfo Chaves, ingeniero en sistemas del TEC, asegura que los componentes serán sometidos a más de 30 actividades de desarrollo, las cuales estarán divididas en tres fases. “Hemos clasificado las labores del equipo en tres categorías distintas, en las cuales los componentes son parte fundamental para el diseño y programación del segmento espacial del proyecto. Podemos desarrollar estas actividades por primera vez en Costa Rica, con lo que el TEC muestra que el país tiene la capacidad de desarrollar un proyecto de ingeniería espacial de manera autónoma”, indicó Chaves.

En la primera fase de pruebas, se asegurará que cada una de las partes cumpla con sus funciones básicas de fábrica. La segunda, estará dedicada al diseño y programación. En esta, el equipo de ingeniería del TEC desarrollará los modos de operación del satélite, es decir, se va a diseñar y programar cada una de las partes para que los componentes funcionen entre sí, según los resultados esperados por los expertos.

Por último, en la fase de verificación, el equipo de ingeniería conectará nuevamente los componentes por separado. En esta etapa, se realiza una evaluación individual para asegurarse que todo funcione según el diseño establecido en la fase anterior.

Este proceso de desarrollo tarda cerca de seis meses y contará con la participación de 15 estudiantes y profesionales en Ingeniería en Mecatrónica y Electrónica. Los estudiantes serán guiados por un equipo núcleo de alto nivel, liderado por el TEC, compuesto por cinco profesionales costarricenses con formación en el área de ingeniería en sistemas espaciales que manejan las decisiones técnicas del proyecto, quienes han tenido la oportunidad de capacitarse y realizar experiencia tanto académica como profesional en el extranjero, en instituciones tales como Georgia Tech y la Agencia Espacial Alemana.

Componentes nacionales

Además de la adquisición de los componentes que serán parte de la columna vertebral del satélite, profesionales costarricenses provenientes del Instituto Nacional de Aprendizaje, se encargaron de crear la carcasa de aluminio que cubrirá el satélite mientras es transportado.

La construcción de este importante módulo, representó un desafío para el equipo de instructores de metalmecánica del INA y una oportunidad de demostrar las capacidades existentes en la institución. “Estamos muy complacidos con el trabajo efectuado en nuestro Centro de Desarrollo Tecnológico en Metalmecánica, es prueba de que las carreras técnicas brindan el nivel suficiente para participar en iniciativas de alta complejidad, como lo es el Proyecto Irazú”, destacó Minor Rodríguez, Presidente Ejecutivo del INA.

La carcasa está compuesta por una base cuadrada y unos rieles amalgamados con pines que activarán los switches, los cuales transmitirán una señal a la computadora principal del satélite para realizar el despliegue de las antenas y así iniciar comunicación con las estaciones en Tierra. El proceso de construcción del esqueleto, tardó aproximadamente una semana en la cual, se desarrollaron las piezas y se mecanizaron para darle forma a la estructura final.

Organizaciones involucradas

 El Proyecto Irazú conjuga los esfuerzos de la academia, la industria local y la sociedad civil; a la vez, fue declarado de interés público por el Gobierno de Costa Rica en el 2014.

Sumado al equipo desarrollador integrado por ACAE y el TEC, el proyecto tiene un equipo asesor y evaluador conformado por profesionales de prestigiosas instituciones como NASA, Ad Astra Rocket Company, la Universidad de TU Delft (Holanda), Kyutech (Japón). Además, la construcción de la computadora secundaria estará a cargo de la empresa Imagine XYZ, mientras que la carcasa del satélite será construida por el INA. Asimismo, el proyecto cuenta con el patrocinio de Ernst &Young S.A., Grupo Purdy Motor, Zona Franca Coyol y Comunicación Corporativa.

El “Proyecto Irazú”, como se denomina, aplicará tecnología espacial al monitoreo de cambio climático en el país el cual es desarrollado por la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC); junto a varios aliados y patrocinadores que se unieron a la iniciativa.

Una vez logrado este objetivo, el lanzamiento del satélite se realizará en el año 2018 desde la Estación Espacial Internacional, gracias a un convenio firmado con el Instituto Tecnológico de Kyushu (Kyutech) en Japón.

Pin It on Pinterest

Share This