Panamá desde un principio dijo que solo cerrará el acuerdo cuando esté 100% satisfecho.

Por La Estrella

La negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Panamá y la República Popular China se inició hace casi un año y aunque ya se han dado algunos avances, todavía queda un largo camino por recorrer, de cara a un acuerdo final, que le tocará a la administración del presidente electo, Laurentino Cortizo, seguir afrontando.

Y es que a menos de quince días de que entre en vigencia el nuevo gobierno, el ministro de Comercio e Industrias, Néstor González, aseguró que ‘dejan una negociación del TLC bastante madura en cuanto a la posición de cada país’.

Pero ¿en qué fase realmente se encuentra la negociación del TLC? ¿Qué acuerdos se han logrado y cuáles falta por concluir?

El viceministro de Comercio Exterior y jefe negociador del Tratado de Libre Comercio con China, Alberto Alemán Arias, dijo que a la fecha ya se han negociado cinco rondas, y ‘se espera una sexta, séptima u octava, o las que se requieran’.

Alemán aseguró que a la futura administración ya se le rindió un informe ‘completo’ de todos los diversos asuntos que están dentro del contexto del TLC con la República Popular China. ‘Eso se ha transmitido absolutamente a cabalidad’, expresó el alto funcionario.

Sobre los acuerdos logrados en las cinco rondas de negociación, González expresó que se ha avanzado en el establecimiento de un marco legal, estabilización de los capítulos de propiedad intelectual, comercio electrónico, medidas sanitarias y fitosanitarias.

Además, añadió, hay avances significativos en materia de cooperación, acceso a mercado, servicios financieros y reglas de origen, activa participación del sector privado en el cuarto adjunto.

Pero ‘todavía queda un camino por recorrer’ en diver sos capítulos que son medulares del acuerdo comercial, como por ejemplo, el acceso a mercado, que es el que tradicionalmente se conoce como la apertura de mercado vía desgravación arancelaria, según Alemán.

Agregó que también faltan por concluir capítulos de reglas de origen, procedimientos aduaneros, defensa comercial, comercio en servicios, inversión, cooperación y el de servicios financieros.

‘Hemos cerrado algunos capítulos y siento que hemos dejado un acuerdo comercial bastante maduro en cuanto a las posiciones de cada país’, afirmó González.

Por su lado, el jefe negociador destacó que ‘la negociación se conduce a través del principio de compromiso único. Es decir, que nada está cerrado hasta que todo esté cerrado’. Lo que significa, añadió el negociador, que a pesar de que se han estabilizado importantes capítulos, como medidas sanitarias, fitosanitarias, propiedad intelectual, comercio electrónico y otros, es importante considerar que cada país se reserva el derecho de retirar cualquier acuerdo pendiente en la mesa.

Por ello, afirmó Alemán, es absolutamente ‘imposible’ identificar cuánto tiempo o en cuántas rondas van a tener que ser necesarias a futuro, porque Panamá desde un principio plasmó que solamente cerrará el acuerdo cuando esté al cien por ciento de satisfacción en todos los capítulos, todos los artículos de cada capítulo y todas las diversas disciplinas que comprende el acuerdo.

‘Cuando eso ocurra, entonces se podría considerar un potencial cierre (del TLC), lo cual implica también que eso debe llevarse a la Asamblea para su ratificación’, indicó.

En ese mismo contexto, Alemán destacó que durante las negociaciones del TLC con China han mantenido una postura ‘muy fija y muy fuerte’ para la protección absoluta de todos los productos agrícolas, agroindustriales e industriales en donde hay producción nacional y donde se han recibido —como equipo negociador— solicitudes de exclusión y de aquellos que tienen cadenas productivas sensibles. ‘Todo esto está bajo amparo de exclusión. Y se refiere a que no sean expuestos a potenciales desgravaciones arancelarias’, precisó Alemán.

En ese sentido, González destacó que en las negociaciones del TLC es muy importante que la otra parte entienda cuáles son las posiciones de cada país. ‘Parte de la filosofía y el objetivo con el cual se ha negociado este acuerdo comercial con China es que todo es negociable hasta que se firme el acuerdo comercial’, sostuvo.

Frente a la negociación de este acuerdo comercial, el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) ha expresado que el Gobierno panameño requerirá de una mayor voluntad política y adecuar sus instituciones nacionales, con el fin de dirigir esfuerzos a proteger la cadena productiva, en especial aquellos sectores sensibles y los rubros que cuentan con verdaderas oportunidades de acceder al mercado asiático; y el país debe estar en capacidad de potenciarlas. ‘Estos acuerdos deben convertirse en una herramienta para mejorar el intercambio comercial de Panamá con el resto del mundo, sin descuidar la cadena productiva del país, en especial aquellos sectores sensibles’, puntualizó.

Lorenzo Jiménez, de la Asociación Comunidad Productora de Tierras Altas, gremio que representa y aglutina el 80% de la producción hortícola del país, ha manifestado que están de acuerdo con que se alcance el TLC con China enfocado en tecnología de maquinarias y conocimientos, pero que no avalan el intercambio de productos, pues consideran que ‘el patrimonio fitosanitario de China no es de los mejores del mundo’.

Pin It on Pinterest

Share This