Panamá avanza consultas sobre Ley de Seguridad Alimentaria y Derecho a la Alimentación para dar estructura orgánica a todo lo referente al tema.

Por: Panamá América

La erradicación del hambre es uno de los grandes desafíos para la región, y Panamá ha dado muestras de su compromiso para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que adelanta la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO).

El tema también tendrá un importante espacio dentro de la Cumbre Empresarial de las Américas que se realizará en nuestro país en los próximos días.

Pero, ¿cómo avanza Panamá en materia de seguridad alimentaria?

Juan Carlos García, representante de la FAO, destacó que Panamá es uno de los países que desde que se lanzó la iniciativa, mostró compromiso con su visión de país centrada en sus objetivos.

No obstante, a pesar de estos esfuerzos, un 15,9% de su población aún padece de desnutrición crónica, según el último Censo de Talla de Escolares, además de enfrentarse a un agro en franca decadencia.

Solamente en el año 2014 el sector agropecuario cayó en un 50%, según un análisis que realiza el Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola (IICA).

En esto coincide el economista Juan Jované, quien advirtió que no se puede lograr una seguridad alimentaria, sin soberanía alimentaria, donde no se apoye al productor con miras a recuperar la producción.

Indicó que como Estado se ha descuidado el sector, al punto que requiere de unos US$1.300 millones anuales para comprar alimentos, dinero que sale en buena parte de las ganancias de la exportación de servicios.

Indicó que a esta altura, de cada US$100 que se producen en el país, cerca de US$2 provienen del sector agropecuario.

Para Alexander Araúz, de la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (Apach), hablar de seguridad alimentaria es muy bonito, sin embargo, hay muchos aspectos que han rezagado a los productores y los han obligado a salir del sector, entre ellos, falta de apoyo.

Indicó que en los últimos años la producción de arroz, uno de los rubros básicos en la alimentación de los panameños, ha decaído casi en un 30%, debido a los altos costos de producción, falta de acceso a financiamiento y de mercado para su comercialización.

Señaló que Panamá cuenta con calidad humana en las áreas rurales que están apostando a que el sector agropecuario vuelva a repuntar y corresponde al Estado y al sector privado tomar los correctivos para activar la producción.

Otros aspectos que inciden en la falta de seguridad alimentaria son la prevalencia de enfermedades, falta de vías de acceso, situación de viviendas, la falta de diversidad de cultivos y conocimientos para producir, explicó Daniel Rangel, de la Secretaría Nacional para el Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Senapan).

Pin It on Pinterest

Share This