El vicepresidente de Panamá, José Gabriel Carrizo, escribió un mensaje en respuesta a la oferta de Elon Musk, presidente de Tesla.

Por La Estrella

Panamá aprovechó la oferta hecha por Tesla de entregar respiradores a países que los requieran por la crisis de la COVID-19 y pidió estos aparatos al fabricante estadounidense para abastecer un hospital en construcción en esta nación, que registra ya 30 muertos y 1.181 contagios del nuevo coronavirus.

El vicepresidente de Panamá, José Gabriel Carrizo, escribió un mensaje en respuesta a la oferta de Elon Musk, presidente de Tesla, en el que le explica que como el país centroamericano está “a pocos días de abrir un nuevo hospital modular con 100 camas, sería increíble tener respiradores Tesla para el pueblo panameño”.

“¿Cómo podemos ponernos en contacto? Le aseguramos la plena responsabilidad de la cooperación y toda nuestra disposición para que @Tesla pueda innovar desde Panamá en salud”, agregó Carrizo en otro mensaje en redes sociales.

Musk escribió en Twitter el miércoles que Tesla tiene “ventiladores adicionales aprobados por la FDA”, la agencia estadounidense que regula los alimentos, medicamentos y aparatos médicos, entre otros.

Estos aparatos, muy necesarios a raíz de la emergencia mundial por la COVID-19, se enviarán “a hospitales de todo el mundo dentro de las regiones de entrega de Tesla”, dijo Musk.

“El dispositivo y el costo de envío son gratuitos. El único requisito es que los respiradores sean necesarios de inmediato para los pacientes, no guardados en un almacén”, añadió.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, autorizó el pasado 22 de marzo a los fabricantes de vehículos Ford, General Motors y Tesla a producir ventiladores ante la creciente demanda de estos equipos debido a la pandemia del coronavirus.

El Gobierno de Panamá dijo el pasado 25 de marzo de que “cuenta con una capacidad instalada de 500 respiradores artificiales” y que esperaba la llegada de “unos 100 adicionales”.

El presidente panameño, Laurentino Cortizo, ordenó la construcción de un hospital modular de 100 camas para tener allí a los pacientes con COVID-19 más graves.

Panamá se encuentra en cuarentena nacional indefinida en un intento por frenar la enfermedad en el país, el más afectado por el nuevo coronavirus en Centroamérica y que hasta el martes tenía a 173 pacientes hospitalizados, 50 de ellos en la unidad de cuidados intensivos y 123 en sala. 

Pin It on Pinterest

Share This