En la ONU, Panamá se comprometió a poner fin a la pobreza en todas sus formas, terminar con el hambre

Por La Estrella

Panamá, al igual que la mayoría de los países del planeta, se encuentra pendiente de cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados por los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el año 2030, luego de arduos esfuerzos de diversas organizaciones no gubernamentales y ciudadanos de todas partes del mundo para que se concretará esta iniciativa.

Recientemente, la Fundación del Trabajo, organización integrada por grupos organizados de los trabajadores y el sector empresarial, pidió retomar la vigencia los objetivos de desarrollo sostenibles de la ONU, particularmente el octavo objetivo que compromete a los Estados miembros, sobre la adopción de políticas integrales para alcanzar un crecimiento sostenido, inclusivo y sostenible, pleno empleo productivo y trabajo decente para todos.

De acuerdo con la Fundación del Trabajo, a pesar del alto ritmo de crecimiento de la economía panameña por más de una década, el déficit de trabajo decente en el área rural se refleja en un mayor índice de pobreza.

Mientras en el área urbana aproximadamente 14 de cada 100 personas son pobres o indigentes, en el área rural esta cifra es más del triple, afectando a 50 de cada 100 habitantes. En las zonas indígenas la exclusión resulta explosiva, señala el organismo, afectando al 87% de esa población.

COMPROMISOS

En la ONU, Panamá se comprometió a poner fin a la pobreza en todas sus formas, terminar con el hambre, garantizar una vida sana y promover el bienestar la población de todas las edades, antes del año 2030. Para ello, deberá garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y lograr la igualdad de género, empoderando a todas las mujeres y las niñas de su rol en la sociedad.

También Panamá empeñó su palabra de que antes de 2030 garantizaría la disponibilidad y sostenibilidad del agua, el acceso y sostenibilidad de la energía para toda la población, y promovería un crecimiento económico sostenido e inclusivo, con empleo pleno y trabajo decente para todos los ciudadanos. Adquirió asimismo, el compromiso de reducir la desigualdad social, que las ciudades y asentamientos humanos sean inclusivos y seguros, y garantizar el consumo y la producción sostenible.

En materia ambiental, se comprometió a adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, y conservar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. Para ello, deberá proteger, restablecer y promover el uso sustentable de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad en el país. Además de las tareas anteriores, el país adquirió el compromiso en la ONU de promover una sociedad más pacífica e inclusiva para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas.

Para contribuir con estas tareas, la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL) ha propuesto ejecutar varias prioridades para apoyar la implementación y seguimiento de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

La CEPAL propone fortalecer la arquitectura institucional regional, para contribuir a formar una base sólida para un seguimiento y análisis colaborativos de los ODS, fortaleciendo las capacidades de los países e identificando las tendencias regionales y las brechas en la implementación de la Agenda 2030.

Pin It on Pinterest

Share This