Asesorarse con un experto antes de pagar deuda le podría ayudar a pagar menos.

Por Revista Summa

Muchas personas consideran como una opción ideal para desahogarse de deudas utilizar el aguinaldo para abonar dinero a sus préstamos o pagar sus deudas en su totalidad. Sin embargo, si no se asesora correctamente con un abogado experto, puede terminar desembolsando más dinero del que inicialmente creyó que pagaría por dicha obligación y perder su aguinaldo. Podría pagar mucho y no abonar nada o cancelar intereses o cuentas que legalmente ya no tiene que pagar.

En Costa Rica existe lo que legalmente se conoce como el principio de la seguridad jurídica. La Sala Constitucional ha definido la seguridad jurídica como “la confianza que los ciudadanos pueden tener en la observancia y el respeto de las situaciones derivadas de la aplicación de normas válidas y vigentes”.

Este principio también aplica para las deudas comerciales, hipotecarias, prendarias, civiles, entre otras, y es por ello que el paso del tiempo abra la posibilidad para que el pago de las deudas sea inexigible por un tema de prescripción establecido por ley. En este sentido usted podría estar por gastar  su aguinaldo pagando una deuda que legalmente no tiene que pagar.

Tome en cuenta los siguientes consejos para que no sea víctima de pagos de más en sus deudas y que pueda pasar una navidad tranquila:

1.       Entre sus deudas podrían existir intereses que ya se encuentran prescritos. Esto quiere decir que en la mayoría de casos se cobran montos sobre las deudas que ya se encuentran prescritos (vencidos) y si usted no lo alega podría estar pagando de más sin darse cuenta. El cobro de intereses (no del capital) prescribe cada año, tal y como lo indica el artículo 984 inciso b) del Código de Comercio.

2.       La prescripción de deudas comerciales es de cuatro años. Si tiene deudas con tarjetas de crédito, pagarés, letras de cambio, telefonía, vehículos, electrodomésticos, etc., según el artículo 984 del Código de Comercio son deudas que prescriben en el plazo de cuatro años. Salvo el caso de hipotecas, cuyo plazo de prescripción es de diez años.

3.       La excepción de prescripción debe ser interpuesta mediante un abogado. Esta excepción no opera de pleno derecho, lo cual significa que dicha petición debe ser presentada por medio de un abogado de la manera correcta ante el juzgado correspondiente.

4.       Si usted realiza un abono a la deuda se interrumpe el plazo de la prescripción. Lo anterior significa que, si usted de buena fe realizó un pago antes de declarar la prescripción, esta se interrumpe y ya no podría alegarlo para no hacer el pago de dicha deuda ni puede solicitar la devolución del dinero. (Podría incluso ser invitado a un arreglo de pago en apariencia conveniente para usted, pero podría resultar una “trampa” para cobrarle los intereses o interrumpir su prescripción)

5.       Asesorarse con un experto. Antes de pagar su deuda es mejor que se asesore con un abogado experto en la materia para no sea víctima de un cobro muy superior y que incluso, se encuentre prescrito, tanto la deuda como el monto de intereses.

6.       En muchos casos puede renegociar las deudas. El buen asesoramiento mediante un abogado conocedor de la materia le puede ayudar a renegociar su deuda en términos de mensualidades y montos finales, entre otros.

Neftalí Fernández, director de la Defensoría del Deudor de Costa Rica explica que“actualmente algunos acreedores y oficinas de cobros están copiando unos métodos de cobro absolutamente ilegales que tienen a gran parte de la población atemorizada. Estos modelos los analizamos recientemente con nuestros asociados de México y Argentina en donde hace años se vienen dando este tipo de maniobras ilegales.

Algunas de ellas tienen que ver con llamadas telefónicas amenazantes; con documentos que semejan ser de los tribunales, pero son falsos; con promesas de arreglos de pago que aparentemente son ventajosos, pero resultan engaños para acercar al deudor y continuar sometiéndolo al pago de intereses e incluso deudas que ya están prescritas y que usted ya legalmente no tiene que pagar.”

En cuanto al aguinaldo, continúa manifestando el abogado Neftalí Fernández que“muchos deudores hacen un gran esfuerzo e incluso sacrifican el bienestar de sus familias, gastando este en el pago de deudas. Esto podría resultar un gravísimo error, por cuanto se puede estar literalmente botando su dinero. Para que esto no ocurra es imprescindible antes de pagar, consultar con un experto que le asesore correctamente y usted pueda aprovechar cada centavo del dinero que tanto le ha costado y no es inteligente regalarlo o botarlo”

Pin It on Pinterest

Share This