Organización “Youth Alliance Krusevo” de Macedonia, visitará Costa Rica entre el 14 y 18 de setiembre, en busca de casos exitosos de emprendimiento social.

Por Revista Summa

Se estima que 45% de los nuevos emprendedores en Costa Rica tienen menos de 34 años y este dato es una buena señal de las oportunidades que tiene el país para promover entre esta población joven el concepto de emprendedurismo social. Así lo hace notar la organización no gubernamental ACI Costa Rica, que brinda oportunidades a jóvenes del país de participar en capacitaciones y actividades internacionales orientadas a fortalecer conocimientos y habilidades para el emprendedurismo social.

Bajo este contexto, entre el 14 y 18 de setiembre, la organización “Youth Alliance Krusevo” de Macedonia, visitará Costa Rica con el objetivo de conocer de cerca casos exitosos de emprendimiento social en Costa Rica como por ejemplo la iniciativa ecolones®, la primera ecomoneda virtual que promueve el reciclaje. La visita se realiza en el marco de un proyecto de la Comisión Europea bajo el Programa “Erasmus Plus”, el cual, actualmente se encuentra en su tercera fase de implementación.

Durante este año, el proyecto se ha enfocado en contribuir a la cooperación intersectorial y el intercambio de buenas experiencias entre los diferentes países involucrados”, explicó Mariel Pinel coordinadora del proyecto en nuestro país. El consorcio se conforma por organizaciones de Macedonia, Rumanía, Grecia, Perú, Nicaragua, Bulgaria, Polonia, Eslovenia, Portugal y Sudáfrica.

En este sentido, la actividad que se llevará a cabo en nuestro país la tercera semana de setiembre busca contribuir a cerrar brechas de formación y de capacidades dado que el intercambio de experiencias favorece el conocimiento de estrategias de supervivencia y desarrollo del emprendedurismo social. Tal ha sido el caso del joven costarricense Guillermo Campos, quien participó de un intercambio en Ciudad del Cabo, Sudáfrica y sobre el cual apuntó: “Fue una experiencia muy enriquecedora que me permitió comprender el impacto que los emprendimientos sociales pueden tener en nuestras comunidades y sociedad… compartimos con jóvenes emprendedores que a partir de situaciones difíciles han desarrollado grandes ideas y aprendimos sobre los diferentes modelos de negocios, del proceso de diseño del producto y el pensamiento creativo”.

Emprendimiento Joven en desarrollo

De acuerdo con datos de la Unión Europea, extraídos a finales del 2015, la economía social dentro de la Unión Europea representaba para esa fecha un 10 % de su PIB y empleaba a cerca de 11 millones de trabajadores, un equivalente al 4,5 % de la población económicamente activa de esta zona. Por otra parte, en términos de las empresas sociales de la Unión Europea, se menciona que en diversos países este modelo muestra un desarrollo saludable como por ejemplo que involucra al 7,5 % de la población activa en Finlandia, al 5,7 % en Reino Unido, al 5,4 % en Eslovenia, al 4,1 % en Bélgica, al 3,3 % en Italia y al 3,1 % en Francia.

Además, se estima que una de cada cuatro nuevas empresas que se crean anualmente en la Unión Europea, e incluso, una de cada tres en Finlandia, Francia y Bélgica, corresponden a este modelo de negocios que ofrece soluciones innovadoras a problemas sociales y ambientales desde un enfoque empresarial y que al mismo tiempo, más que los dividendos, lo que persigue es lograr un impacto social y la sostenibilidad financiera de la empresa o proyecto en el mediano y largo plazo para seguir reinvirtiendo en su objetivo social.

No obstante, cierto es también que, de acuerdo con investigaciones del 2017 realizadas por el programa “Science for Social Good” de IBM en asociación con la organización global Echoing Green, se destacó que si bien las empresas sociales presentan soluciones reales a algunas de las mayores problemáticas actuales como el Cambio Climático, la inequidad social y las brechas educativas, al tiempo que atraen a una masa creciente de talento (con un estimado del 3,2% global de adultos entre los 18 y los 64); los emprendimientos sociales también enfrentan importantes barreras que hacen que cerca de un 83% de ellas apenas se puedan mantener operativas luego de tres años continuos de labores. Justamente las mayores dificultades para estas empresas, residen en son iniciativas que tienen menores oportunidades de acceder a apoyo financiero, tienen limitada mentoría y suelen enfrentar menores recursos educativos y oportunidades de desarrollo.

Pin It on Pinterest

Share This