A pesar de haber surfeado un 2019 lleno de obstáculos, la economía hondureña parece que tomará fuerza este año.

POR Rocío Ballestero, Carolina Barrantes, Luis Solís, Alejandra Soto, Loida Martínez y Jenny Lozano

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una recuperación del crecimiento económico de Honduras este 2020, siempre que sus autoridades continúen aplicando políticas macroeconómicas prudentes, bajo el marco de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Estas políticas constituyen la respuesta adecuada para fortalecer la producción y promover el bienestar de to- dos los hondureños, con miras a reducir la pobreza y la desigualdad. En aras de ese objetivo, se están implementado reasignaciones de gasto para proteger la inversión pública y el gasto social.

También se ha desarrollado una hoja de ruta para mejorar la gobernanza y el clima de negocios, que incluye reformas estructurales, como la propuesta de una nueva ley del Banco Central, el mejoramiento del proceso presupuestario y la calidad del gasto público, así como la simplificación administrativa y otras acciones para promover la transparencia y avanzar en la lucha contra la corrupción.

Según los especialistas, la merma en el dinamismo estará influenciada por bajas en las exportaciones, en particular las de banano y papel y cartón. Eso sería compensado con la reducción en las importaciones de materias primas y productos intermedios, básicamente. A esto se suma la posibilidad de que disminuya la inversión privada, que se compensaría en parte por el incremento en el consumo por la mayor adquisición de bienes y servicios del sector público.

El déficit en cuenta corriente de la Balanza de Pagos como porcentaje del PIB se ubicaría en 3,8%, al tiempo que se espera un alza en las remesas familiares del 6%, explicado en parte por la disminución del desempleo hispano en los Estados Unidos.

Uno de los mayores crecimientos de Centroamérica

El Banco Mundial espera que este año la economía hondureña crezca un 3,5%, la tasa más grande que se podrá experimentar en la región, junto a la de Guatemala.

No obstante, los mismos especialistas del organismo sostienen que las condiciones en América Latina han caído en un bajo desempeño económico.

Sostienen que uno de los factores que pueden impactar más a Honduras es la inestabilidad en los precios de las materias primas e insumos agrícolas, donde las exportaciones pueden verse afectadas. En ese sentido, la mejor solución es una mayor integración al comercio internacional y a las cadenas de valor.

En 2019, una delegación hondureña realizó una misión oficial al Banco Mundial, con el objetivo de exponer los avances económicos y que se vean reflejados en el índice del Doing Business del presente año.

Oportunidades 2020

Industria manufacturera

Gracias a las reformas a la Ley de Zona Libre, el país diversificará su oferta de manufactura y ofrecerá mejores condiciones para los inversionistas extranjeros. En la parte textil se ampliarán opciones con los sintéticos y la parte automotriz se integrará aún más, ya que se dejará de importar el cable para hacer los arneses, el cual se producirá directamente en Honduras.

Servicios

El área de call centers, en especial, sigue teniendo un amplio potencial. Según las autoridades más de 10.000 hondureños se gradúan con conocimientos del idioma inglés cada año, lo cual abre un gran abanico para que empresas dedicadas a ese servicio outsourcing puedan pensar en Honduras como nuevo destino. Estar en el mismo huso horario que el mercado norteamericano es otra gran ventaja y las oportunidades que generaría para la población joven motiva a las autoridades a buscar más inversión en esa área.

Energía

El sistema eléctrico hondureño requiere de la adición de nueva potencia: en el corto plazo se habla de 260 megavatios, 100 megas para 2021 y 500 MW en 2023.

Las evaluaciones de los entes reguladores indican que el gas natural es una opción para asegurar el suministro de energía y bajos precios con relación a otras tecnologías. En ese sentido, una docena de empresas extranjeras y hondureñas han mostrado interés en instalar una planta de gas natural licuado (GNL) en el país.

Nuevo programa con el FMI

Con el fin de hacer frente a obstáculos estructurales, Honduras solicitó al FMI apoyo por un monto de US$311 millones para impulsar su programa de reformas y promover el crecimiento inclusivo. La intención de las autoridades es asignar al financiamiento carácter precautorio, es decir, no tienen previsto solicitar un desembolso.

El programa se basa en tres pilares:

Afianzar la situación fiscal, para ello se colocará a la empresa estatal de electricidad en una trayectoria sostenible, mediante reformas en el sector eléctrico y medidas para mantener en el presupuesto un margen para inversión y gasto social.

Reforzar el marco de política monetaria para amortiguar los shocks y mantener la estabilidad.

Implementar reformas para mejorar el clima de negocios y la gestión de gobierno, entre otras cosas, intensificando los esfuerzos de lucha contra la corrupción.

Pin It on Pinterest

Share This