Las personas cada día buscan más residir en condominio porque quieren vivir como se vivía en los barrios en la Costa Rica de antes.

Por Revista Summa

El descuido o la negativa de hacer los pagos correspondientes, que por ley deben de cancelar las personas que vivan en condominios horizontales o verticales,  podría hacerlos perder su propiedad. Lo mismo pasa cuando se omite el pago de los impuestos territoriales.

Daniel Befeler, abogado y notario de Nassar Abogados, explicó que en el país se está dando un aumento de casos de habitantes de condominios que por no cumplir con sus deberes se han expuesto a perder la propiedad que con tanto esfuerzo  obtuvieron.

Es por esa razón que Nassar Abogados hace un llamado a estos dueños para que eviten pasar por esa penosa situación.

“Las personas cada día buscan más residir en condominio porque quieren vivir como se vivía en los barrios en la Costa Rica de antes. Esto es porque el residir en un condominio tiene beneficios entre otros como la seguridad y así quieren que vivan sus familias, en un ambiente tranquilo. Sin embargo, así como adquieren derechos  también tiene deberes como cumplir con el pago de las cuotas que cubren servicios de seguridad, de mantenimiento, entre otros. Muchos condóminos incumplen con esos pagos y piensan que no va a pasar nada, pero eso no es así y es por ello que se dan tantos casos de gente que pierde su casa”, explicó Befeler.

El asociado de Nassar Abogados explicó que lo mismo pasa cuando los dueños de propiedades incumplen con la cancelación de los impuestos territoriales a las municipalidades.

Ante la situación de la falta de pago acumulado  por  cuotas ordinarias y extraordinarias,  el administrador podría empezar  un proceso de cobro judicial, según la Ley Reguladora de Propiedad en Condominio de 1999 y la Ley de Cobro Judicial.

En cuanto a los impuestos territoriales, es la municipalidad la que podría empezar el proceso judicial en contra del propietario.

“La  gente desconoce la gravedad de esta situación, y por ende no le da  importancia a la cuota condominal y al pago de los impuestos territoriales, lo cual puede terminar en el remate de ese bien. Esto puede darse incluso con solo deberse una cuota”, aseguró el especialista de Nassar Abogados.

El experto dice que en muchos casos, los propietarios van dejando que las cuotas adeudadas se acumulen y se vuelvan inmanejables y por eso es que en muchos casos pierden la propiedad.

Befeler explicó que en el caso de personas que alquilan su bien a otros, es muy importante estar al pendiente que cumplan con ese pago de ley.

“Aunque el dueño haya acordado con el inquilino de que éste debe encargarse del pago de la cuota, no puede dejar el dueño de estar pendiente y asegurarse de que de verdad el inquilino lo esté realizando, ya que de estar moroso, el que responde por la deuda frente al condominio y puede llegar a perder el inmueble en un eventual remate judicial es el dueño”, recomendó Befeler.

En el proceso judicial se señalan tres fechas de remates de la propiedad, cada una con una base diferente.

El primero es con el valor fiscal con el que está registrada la propiedad ante la municipalidad o por el precio que le da un perito mediante avalúo.

Si en el primer remate no hubiera postores interesados, se saca nuevamente a remante con el precio base menos el 25% y de no haber postores, se realiza un tercer remate con una base equivalente al 25% de la base del primer remate.

Pin It on Pinterest

Share This