No dé información por teléfono a nadie, aunque  amenacen con bloquear sus cuentas.

Por Revista Summa

“Buenos días, hablo con fulanito de tal.  Por motivos de seguridad esta llamada está siendo grabada.   Le hablamos de parte de tal entidad y le estamos llamando para brindarle una información, o verificar  la actualización de sus datos en el banco, o para corroborar que su tarjeta no esté duplicada, o porque fue el ganador de un sorteo bancario, etc. Para verificar que estoy hablando con la persona correcta le voy a dar los números iniciales de su cédula y usted me dice los últimos tres dígitos”…  y así comienza una llamada que utiliza el mismo protocolo que las entidades financieras reales.   Algunas llegan con números privados y otras con números parecidos al de la entidad.  Inducen al interlocutor a ingresar a una página por computadora o por celular para que agregue datos privados que, simultáneamente están siendo vistos por los delincuentes que están al otro lado.  Cuando el cliente se resiste, la amenaza es que si no brinda sus datos se le bloquearán sus cuentas, aspecto que atemoriza a muchos. 

Y con esta modalidad hay muchos testimonios de estafas millonarias utilizando el nombre de entidades financieras o gubernamentales, gemeleo de páginas que son casi idénticas a las verdaderas, explicó Melvin Fernández Chanto, profesor de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Fidélitas.  Estos ciberdelincuentes se modernizan y ahora han agregado nuevos temas como los reportes del IVA o la firma digital. A pesar de que insistentemente las entidades bancarias y gubernamentales enfatizan que nunca piden información privada por teléfono, aun así la gente continúa cayendo en la trampa y en segundos todo su capital puede desaparecer, mientras lo entretienen en el teléfono.

Las entidades han llevado a cabo grandes esfuerzos por la seguridad de sus plataformas.  No obstante,  la cautela y la prudencia siempre debe provenir de los usuarios, porque hay una gran red de delincuentes detrás de un teclado acechando a sus víctimas; ya sea para hacer phishing,  dañar sus equipos por medio de virus que instalan remotamente o apropiarse de información por medio de la ingeniería social, donde toman ventaja de la ingenuidad y el exceso de confianza del usuario y le hacen creer que está hablando con una persona de confianza, agregó el experto en seguridad de Fidélitas.

Según Fernández, en internet la seguridad absoluta no existe, razón por la cual resulta estratégico identificar los principales riesgos a que está expuesta nuestra información y adoptar aquellas medidas que permitan brindar un grado de seguridad razonable a la misma. 

Consejos

1.       No dé ningún tipo de información personal por teléfono.  No responda a correos sospechosos que le piden datos o lo llevan a un sitio falso que aparenta ser el de una entidad oficial.   La indicación principal es cortar la llamada de inmediato y bajo ninguna circunstancia presione ningún click en ningún lado.  

2.       Tampoco dé click sobre los enlaces que vienen en los correos, ni acceda a sitios clave desde computadoras o redes públicas.  Tome en cuenta que se ha puesto de moda la clonación páginas Web, especialmente de entidades bancarias, con el fin de engañar a los clientes, recalcó Fernández. 

3.       Evite ingresar a esas páginas a través de enlaces directos o links.  Es mejor digitar la URL directamente en la pestaña de búsqueda superior y asegurarse de que se ha establecido una sesión segura.

4.       Revise que el enlace esté bien escrito, ya que a veces se pueden utilizar dominios con nombres similares para engañar a las víctimas.  Tenga cuidado con enlaces acortados.

5.       Verifique que la página tenga en la parte inferior derecha o superior un candado.  Si no aparece entonces el sitio no tiene conexión segura.  Sálgase de inmediato.

6.       En la barra de direcciones verifique si la página empieza con https:// para que sea segura, si no tiene la “s” entonces no es segura, abandónela.

7.       No se “logueé” dentro de sitios sospechosos.  No caiga en la tentación.

8.       Nunca haga transacciones en celulares o computadoras que no sean los suyos.

9.       Nunca guarde datos sumamente sensibles, como datos bancarios en un dispositivo.  Cambie contraseña a menudo con un grado fuerte de seguridad que contengan entre 12 y 16 dígitos, en los que haya combinaciones alfanuméricas (letras y números) e incorporen caracteres especiales como signos de número o arroba.  Definitivamente no se recomienda tener una clave con solo tres dígitos y menos si son seguidos como 123 o abc.  

10.    Instale un antivirus robusto que permita las actualizaciones automáticas. Tome en cuenta que, aunque los hay gratuitos en la web, estos no necesariamente brindan la protección deseable y no tienen el mismo alcance o amplitud. 

11.    No abra archivos de fuentes desconocidas y menos aquellos que traen consigo archivos adjuntos.  Sin abrirlos ELIMÍNELOS de inmediato tanto de la bandeja de entrada, como de la papelera de reciclaje.

Pin It on Pinterest

Share This