El resort está centrado en la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente y mantiene una huella de carbono limitada y está 100 por ciento off-the-grid.

Por Revista Summa

Bocas Bali, el retiro de lujo en una isla privada de Panamá, revela la primera playa elevada sobre el agua del mundo. Situado en la isla Frangipani en Bocas del Toro, una isla privada frente a la costa caribeña de Panamá, Bocas Bali es un exclusivo resort recientemente inaugurado que cuenta con 16 villas de lujo sobre el agua y el restaurante Elephant House de 100 años de antigüedad que fue hecho a mano en Bali, Indonesia. Creada de manera sostenible, como lo fue todo el resort de lujo, y enfocada en proteger el medio ambiente, la cariñosamente llamada playa Kupu-Kupu proviene de la palabra indonesia para mariposa y está representada en la silueta de la playa y el deck que la rodea.

“En Bocas Bali, tenemos el retiro en una isla privada más pintoresca y lo único que faltaba era una playa”, dice el propietario y fundador de Bocas Bali, Dan Behm.  “Queríamos crear una experiencia en una clase en sí misma que rindiera homenaje al entorno natural incomparable mientras brindamos a nuestros huéspedes el lujo de la experiencia de playa privada en nuestra isla.”

Aproximadamente 20m de largo y 6m de ancho, la playa Kupu-Kupu cuenta con una playa de arena blanca con exuberantes palmeras, elegantes sillones y el Tipsy Bar que sirve cócteles refrescantes y comidas ligeras. El deck de madera de 3m de ancho es una extensión natural de la isla y crea un punto de entrada para acceder a la playa elevada. Una serie de escaleras con azulejos de cuarzo verde caen en cascada hacia las aguas cristalinas, lo que permite a los huéspedes entrar en el mar sin perturbar los manglares naturales que rodean la isla.

El resort está centrado en la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente y mantiene una huella de carbono limitada y está 100 por ciento off-the-grid. El uso exclusivo de energía  solar y un sistema de tratamiento de aguas residuales ecológico se diseñaron específicamente para una isla de manglares, mientras que las cuencas de captación almacenan hasta 100.000 galones de agua de lluvia, lo que satisface todas las necesidades de agua dulce purificada del retiro. El equipo del resort también ha encargado cinco estudios ambientales para garantizar la protección del manglar y el cuidado de sus aguas cristalinas. Todas las estructuras de construcción y sobre el agua se colocan específicamente para evitar la interferencia con el coral que rodea la isla privada.

“El lujo sostenible es el núcleo de Bocas Bali y la protección de los elementos naturales y la vida marina fueron cruciales cuando decidimos crear Kupu-Kupu Beach”, dice Scott Dinsmore, gerente general de Bocas Bali. “Estamos muy orgullosos de lo que hemos creado y estamos muy emocionados de que nuestros huéspedes experimenten la primera playa sobre el agua del mundo”.

Pin It on Pinterest

Share This