En julio se acentuó la caída de las importaciones de productos que demandan las constructoras en más de 50%.

Por Nuevo Diario

Las importaciones de materiales para la construcción registraron una caída en los primeros siete meses del año de 16% en volumen y de 13% en valor, en comparación al período de enero a julio de 2017.

Esa caída en las compras de bienes del exterior se relaciona con el mal momento que atraviesa el sector de la construcción, el cual perdió más de 7,400 empleos formales entre abril y junio, según datos del Banco Central de Nicaragua.

En el lapso de enero a julio de este año, Nicaragua compró 455,676.9 toneladas de materiales para la construcción en el exterior, mientras que en los primeros siete meses de 2017 adquirió 544,224.9 toneladas; es decir,  88,548 toneladas menos.

El decrecimiento en las importaciones de esos productos también se reflejó en el valor de las compras, ya que en los primeros siete meses del año se pagaron US$198.28 millones, una cifra inferior a los US$228.76 millones que se pagaron en el mismo lapso de 2017.

Entre enero y julio de este año, de los 21 productos, que componen el segmento de importación de materiales para la construcción, 10 registraron una reducción en volumen, siete se mantuvieron igual y el resto mostró un crecimiento leve, según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Las estadísticas de importación de esos productos reflejan decrecimientos en mayo, junio y julio pasados. Sin embargo, en julio se acentuó la caída, llegando a más de 50%, tanto en volumen como en valor.

Los angulares de hierro, bisagras, cemento, lámina de acero en frío, láminas de fibrocemento, láminas de gypsum, mallas metálicas, vigas de hierro, tubería para gasoductos y tubos para perforaciones son los que registran mermas en las importaciones de los primeros siete meses del año.

Menos ventas

Propietarios y gerentes de ferreterías señalaron que la tendencia negativa de las importaciones de materiales para la construcción se relaciona directamente con la crisis sociopolítica que vive el país desde hace cinco meses. Estas personas pidieron ocultar su identidad, según dijeron, por temor a la represión gubernamental.

“Antes de abril, veníamos registrando un crecimiento sostenido en las ventas, de más del 10%, pero desde abril las ventas se cayeron en más del 60%”, afirmó el gerente de una ferretería, en Managua.

Gerardo Mora, gerente general de la empresa Suplidora Ferretera S.A. (Sufersa), aseguró que las ventas en esta empresa sufrieron una reducción de 50% a partir de abril, y desde julio comenzaron a experimentar una leve mejoraría, debajo del 10%.

Eso, aseveró, les obliga a continuar reestructurando el sistema de trabajo, al punto de que están considerando la posibilidad de cerrar algunas sucursales.

El enfriamiento en las ventas de las ferreterías y los negocios de materiales para la construcción, es un reflejo de lo que está pasando en este sector.

Según el Índice Mensual de Actividades Económicas (IMAE) del BCN, la construcción fue la segunda actividad con mayor contracción en julio de este año. Ese sector registró un decrecimiento de 27%, de acuerdo con el IMAE.

Sufersa se dedica a la importación y distribución de tornillos, tanto para la construcción, como para la industria. Mora dijo que solo los pequeños talleres y personas que hacen reparaciones a sus maquinarias están comprando tornillos, mientras las grandes empresas, que son sus principales compradores, han detenido los pedidos.

El informe “Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua”, que publicaron el domingo el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y Funides, indica que la meta de ventas proyectada al inicio del año del sector de la construcción para el mes de julio solo se cumplió en un 50%. En esa previsión se incluían los proyectos que pretendían conseguir los contratistas de la construcción.

El informe del Cosep y Funides concluye que para los próximos seis meses esa tendencia negativa se mantendrá.

Trabajadores

El economista Mario Arana, gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), dijo que el impacto negativo de la crisis política y social en la construcción es preocupante, dado que es un sector intensivo en mano de obra.

De acuerdo con el estudio del Cosep y Funides, los contratistas de la construcción redujeron en 25% sus trabajadores, respecto a abril último. Los proveedores de materiales de construcción redujeron en 17% su personal y los urbanizadores, en 33%.

Los contratistas despidieron temporalmente al 50% de sus trabajadores y los urbanizadores, al 60%, dice el informe del sector privado.

Pin It on Pinterest

Share This