Las negociaciones sobre el texto final del acuerdo comercial parcial entre ambos países enfrentan un momento difícil.

Por Expansión

El presidente estadounidense, Donald Trump, debía firmar un acuerdo comercial parcial con el presidente chino Xi Jinping esta semana, pero las negociaciones sobre el texto final han llegado a un punto difícil, según personas familiarizadas con el asunto.

No está claro cuándo estará listo un texto final para ser firmado por los dos hombres.

La firma programada del acuerdo en Chile fue descartada el mes pasado debido a las protestas en el país. En los últimos días, ambas partes han estado en desacuerdo sobre los detalles más finos de un acuerdo que Trump anunció en principio el mes pasado desde la Oficina Oval.

Los detalles en cuestión incluyen el tamaño de las compras agrícolas chinas a Estados Unidos, que Trump ha promocionado como un beneficio para los agricultores estadounidenses. China se ha resistido a incluir una cifra para su compromiso de compra, a pesar de que Trump dijo que sería entre US$40.000 y US$50,000 millones.

Ambas partes tampoco han logrado llegar a un acuerdo sobre el nivel de alivio arancelario si se llega a un acuerdo. Y sigue habiendo grandes lagunas en el lenguaje incluido en el acuerdo sobre las protecciones de propiedad intelectual y transferencia forzada de tecnología, que han sido las principales demandas de Estados Unidos a China a medida que avanza el acuerdo.

Las disputas han llevado a cuestionamientos sobre cuándo podría estar listo el acuerdo para ser firmado. Trump ha dicho que solamente aceptará un buen trato y que está satisfecho con mantener las tarifas vigentes.

La semana antepasada, Trump dijo que Estados Unidos aún no ha acordado revertir miles de millones de dólares en aranceles.

La guerra comercial en curso ha estado marcada por una serie de aranceles de ojo por ojo, que han sacudido los mercados y deprimido la inversión empresarial, un lastre importante para la economía estadounidense.

El crecimiento de China cayó el último trimestre a su nivel más bajo en casi tres décadas, a medida que la segunda economía más grande del mundo continúa resintiendo las afectaciones de la guerra comercial con Estados Unidos.

Pin It on Pinterest

Share This