El Salvador debe pagar en enero del próximo año US$800 millones de Eurobonos.

Por EFE

La agencia calificadora Moody’s anunció este miércoles que redujo la nota de El Salvador de emisor en moneda extranjera a largo plazo a «Caa3» de un «Caa1» previo a raíz de la posibilidad de un impago de la deuda, que el país debe amortizar en 2023 y 2025, y a la falta de un «plan creíble».

«La decisión de Moody’s de rebajar las calificaciones de El Salvador refleja un aumento de la probabilidad de que se produzca un evento crediticio – reestructuración, canje de deuda o impago – con una gravedad relativamente alta», indicó en un comunicado.

Agregó que El Salvador «se enfrenta a un difícil calendario de amortización de la deuda con vencimientos de bonos en 2023 y 2025 en un contexto de continuas tensiones de financiación y necesidades de financiación persistentemente elevadas».

La entidad, que ya había reducido la calificación de riesgo de El Salvador hace un año, mantuvo la perspectiva en negativa.

El Salvador debe pagar en enero del próximo año 800 millones de dólares de Eurobonos y sin que el Gobierno de Nayib Bukele haya logrado un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos 1.300 millones.

En marzo de 2021, el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, dijo a Efe que el Gobierno salvadoreño buscaba un acuerdo económico con el FMI.

Sin embargo, el funcionario afirmó el lunes a periodistas que el Gobierno «no buscaba» al FMI por «un tema de dinero», sino para mantener buenas relaciones.

«La perspectiva negativa de la calificación Caa3 refleja la opinión de Moody’s de que, en caso de impago, las pérdidas para los inversores podrían superar las típicas asociadas a una calificación Caa3», agregó.

La entidad indicó también que «la rebaja de la calificación de El Salvador está motivada en buena parte por la falta de un plan de financiación creíble, un factor que agudiza los riesgos crediticios derivados del acceso restringido a los mercados» y «los angustiosos rendimientos de la deuda externa de El Salvador».

Moody’s prevé que, aunque el país encuentre la manera de amortizar la deuda de 2023, «seguirá enfrentando presiones de financiación que comprometerían su capacidad de servir sus compromisos de deuda en su totalidad».

El Gobierno de Bukele suspendió la emisión de 1.000 de dólares en bonos respaldados con bitcóin en marzo pasado para, según el presidente Bukele, enfocarse en una reforma de pensiones.

El ministro de Hacienda salvadoreño, Alejandro Zelaya, ha señalado que la emisión de estos bonos «puede ser bastante interesante como mecanismo de manejo de la deuda de El Salvador y nos abre una nueva ventana de financiamiento para manejar de mejor forma nuestra curva de repago».

A inicios de febrero, la agencia Fitch Ratings también rebajó a El Salvador su calificación crediticia a largo plazo -Issuer Default Rating (IDR)- a «CCC» de un «B-» previo.

Entre las razones Fitch citó la «incertidumbre» de alcanzar un acuerdo con el FMI tras la adopción del bitcóin. La negociación de este acuerdo se anunció en marzo de 2021 por 1.300 millones.

Pin It on Pinterest

Share This