Moody’s señaló que espera «que la posición de solvencia de los bancos se beneficie del crecimiento de las utilidades.

Por Revista Summa

Moody’s dijo este jueves que mantiene la perspectiva negativa sobre los sistemas bancarios de Centroamérica y el Caribe ante la expectativa de que la cartera en mora aumentará en la región en los próximos 12 meses.

La calificadora señaló en un informe que espera un crecimiento en la cartera de mora «luego del fin de las medidas regulatorias que permitieron a los bancos aplazar los pagos del préstamo».

«Las medidas de apoyo del Gobierno a los bancos, incluida la tolerancia regulatoria por incumplimiento de informes y aprovisionamiento de préstamos (NPL), permanecerán vigentes hasta junio de 2021 en los países dentro de la región».

Moody’s agregó en su informe que la perspectiva negativa también refleja los vínculos entre la solvencia de los bancos en la región y la de los Gobiernos de los respectivos países, cuyas calificaciones son predominantemente negativas.

«Anticipamos un continuo deterioro en las métricas de calidad de activos de los bancos a medida que los Gobiernos continúan haciendo cumplir las restricciones de movilidad social para contener la propagación de la pandemia», indicó la agencia calificadora.

La actividad económica se recuperará en Centroamérica, pero de manera más lenta que sus pares suramericanos. La persistencia de la pandemia y los procesos de vacunación «aún lentos plantearán algunos desafíos para una mayor y más robusta recuperación económica en la región», según la calificadora.

«Las altas concentraciones de préstamos al sector turístico seguirán presionando la calidad de los activos. Sin embargo, una reanudación de las operaciones en la industria de cruceros en la segunda mitad de 2021 podría reactivar el turismo en el Caribe», añadió.

Moody’s anticipa que las perspectivas de recuperación económica en la región impulsará la demanda de préstamos, aunque los bancos mantendrán una actitud prudente pues «continúan manteniendo altos volúmenes de préstamos incobrables».

Los ingresos de los hogares y actividad empresarial «se beneficiará del alto volumen de remesas familiares procedentes de Estados Unidos», lo que favorecerá la capacidad de pago de los préstamos y por tanto de los sistemas bancarios, dijo la calificadora.

Moody’s señaló que espera «que la posición de solvencia de los bancos se beneficie del crecimiento de las utilidades, que apoyará la generación interna de capital», pero esto se verá contrarrestado por los pagos de dividendos tradicionalmente altos de los bancos en la región, entre otros.

Pin It on Pinterest

Share This