Moody’s señala que esta calificación solo podría mejorar si,  a pesar de episodios transitorios de tensiones políticas, hay una evidencia continua de que los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Por El Salvador

Moody’s Investors Rating mantiene la calificación crediticia de El Salvador en B3 y otorga una perspectiva positiva en su análisis de Crédito Anual, pero advierte que esa calificación podría verse presionada a la baja si se mantienen las tensiones políticas entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

“La presión a la baja surgiría en el caso de un retorno a confrontaciones políticas que limitan el acceso del gobierno a financiamiento a largo plazo, potencialmente comprometiendo el financiamiento de los próximos vencimientos de deuda”, señala el informe.

Moody’s señala que esta calificación solo podría mejorar si,  a pesar de episodios transitorios de tensiones políticas, hay una evidencia continua de que los poderes Ejecutivo y Legislativo pueden establecer una relación laboral que evite una escalada de los riesgos de liquidez del Gobierno, como ha ocurrido en el pasado”.Al respecto el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, señaló en una entrevista televisiva: “Esto es importante porque nos lleva a lo que pasó en 2016 y 2017, porque el informe establece que no espera confrontaciones entre el Legislativo y el Ejecutivo que escalen al grado de polarización política que se experimentó en esos años que nos llevaron a la caída de un default”.

Si eso ocurriera limitarían el acceso del gobierno a financiamiento a largo plazo, potencialmente comprometiendo el financiamiento de los próximos vencimientos de deuda, establece el documento.

Sin embargo, Fuentes asegura que El Salvador no está en riesgo de caer nuevamente en un default selectivo como el de 2017, cuando se dejó de pagar compromisos de deuda de pensiones.

El análisis de la calificadora también destaca que la pandemia del coronavirus afectará significativamente a El Salvador en sus métricas económicas y fiscales en 2020 y 2021 y además podría obstaculizar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo.

El informe también señala que “el Covid 19 ha desnudado una de sus fragilidades que es la dependencia de las remesas, principalmente, de salvadoreños en Estados Unidos”.

Lo positivo
El análisis destaca además que la perspectiva de la calificación refleja riesgos de liquidez del gobierno significativamente reducidos y una mejora condiciones comerciales que podrían aumentar la inversión privada y el crecimiento económico en el término medio.

El ministro de Hacienda dijo que lo importante es que Moody´s mantiene el B3 con perspectiva positiva para el país, lo que significa “que los riesgos de liquidez que tiene el país están disminuyendo, porque hay acciones de financiamiento; lo segundo que me parece fundamental es que establece que no se esperan cambios en el régimen de dolarización”, es decir que El Salvador no tendrá un cambio de moneda, explicó.

En general, el informe deja ver que la dinámica de confianza crediticia que el país siga manejando depende en gran medida de la relación que mantengan los Órganos Legislativo y Ejecutivo y de los acuerdos a los que lleguen para sacar adelante al país.

Pin It on Pinterest

Share This